Amado por muchos y odiado por otros tantos, Google no predice el futuro. Eso es cierto. Pero el volumen de información de que dispone sí lo convierte en una herramienta súperpoderosa para entender qué está pasando en el mundo. También en el campo de la innovación y la creatividad empresarial. Veamos Google Trends, por ejemplo. Google Trends es una herramienta que nos proporciona Google para mostrarnos el historial de búsqueda de los términos que nosotros elijamos. Además, nos ofrece los datos por países, por lo que Trends puede ser muy útil para empresas y negocios que quieren entender más acerca del comportamiento del consumidor o como apoyo para investigadores del sector sociológico que monitorean el comportamiento social en relación con ciertos temas.

En Repensadores nos pareció interesante hacer el ejercicio de emplear Google Trends para testar cuánto y cómo se habla de innovación en España hoy, y en los últimos 10 años. Y compararlo con otros países de nuestro entorno. Este es el resultado que obtuvimos y que hemos querido compartir con nuestros lectores.

España

Una señal de alarma que surge a simple vista es el descenso en las búsquedas actuales respecto a la época anterior a la crisis (años previos a 2008).

En el mundo

Fijense qué diferente ha sido la evolución en las búsquedas del término innovation en todo el mundo.

Estados Unidos

Y más dispar aún si observamos la tendencia que han seguido en Estados Unidos.

En esta ocasión hemos optado por no añadir mucho más (aparte de unas definiciones clásicas del término para los no iniciados que aparecen a continuación) porque nos gustaría conocer que opinan nuestros lectores de estos datos. Nos encontrarás listos para escuchar vuestras ideas en @esrepensadores.

Manual de Oslo

“Se entiende por innovación la concepción e implantación de cambios significativos en el producto, el proceso, el marketing o la organización de la empresa con el propósito de mejorar los resultados. Los cambios innovadores se realizan mediante la aplicación de nuevos conocimientos y tecnología que pueden ser desarrollados internamente, en colaboración externa o adquiridos mediante servicios de asesoramiento o por compra de tecnología.
Las actividades de innovación incluyen todas las actuaciones científicas, tecnológicas, organizativas, financieras y comerciales que conducen a la innovación. Se consideran tanto las actividades que hayan producido éxito, como las que estén en curso o las realizadas dentro de proyectos cancelados por falta de viabilidad.
La innovación implica la utilización de un nuevo conocimiento o de una nueva combinación de conocimientos existente”.

Joseph A. Schumpeter (1984)

“La innovación es la introducción de nuevos productos y servicios, nuevos procesos, nuevas fuentes de abastecimiento y cambios en la organización industrial, de manera continua y, sobre todo, orientados al cliente, consumidor o usuario”.

Sherman Gee (1981)

“Es el proceso en el cual a partir de una idea, invención o reconocimiento de necesidad se desarrolla un producto, técnica o servicio útil y es aceptado comercialmente”.

El Libro Verde de la Innovación (2011)

“Innovación es sinónimo de producir, asimilar y explotar con éxito una novedad, en las esferas económica y social, de forma que aporte soluciones inéditas a los problemas y permita así responder a las necesidades de las personas y de la sociedad”.

Diccionario de la Real Academia de la Lengua

“Mudar o alterar algo, introduciendo novedades”.

Peter Drucker

“La innovación es la herramienta específica de los empresarios emprendedores, el medio con el cual explotar el cambio como una oportunidad para un negocio diferente”.

Y si te ha gustado el post, ¡compártelo! ¡Gracias!

Comparte!