Cuando España entraba en un largo y calamitoso periodo de recesión, en 2007, Intuit -una empresa que desarrolla software para gestionar la contabilidad en pymes- hacía públicos unos estudios que tituló Intuit 2020, en los que trataba de adelantarse al futuro para dibujar cómo sería el mundo de las pymes y de los consumidores en ese año. Sólo faltan seis para llegar a esa fecha y algunas de sus previsiones (identificaron hasta 20 tendencias demográficas, sociales, económicas y tecnológicas) se han cumplido. Una de ellas es el cambio en las fórmulas de trabajo, en las que ha dejado de predominar el empleo a tiempo completo para crecer el trabajo por cuenta propia.

coworking

Fuente: Emergent Research

Trabajadores autónomos, empleados eventuales, personas contratadas a media jornada, profesionales independientes y otros especialistas cuyos servicios son requeridos de forma no permanente aumentarán en la próximos años, decía el estudio. Sólo en Estados Unidos superarán en un 40% a los empleos “tradicionales” en 2020.

Esta tendencia explica el nacimiento de los espacios de coworking, o trabajo compartido, donde autónomos y freelancers, junto a emprendedores y startups pueden compartir espacio, fomentar proyectos y potenciar oportunidades de negocio. La tecnología –que permite independizar el trabajo de una ubicación física concreta- y una nueva generación, los millenials, que prefieren una mayor autonomía profesional, pusieron el resto.

En España el fenómeno ha cuajado y ya es el tercer país con mayor número oficinas compartidas, solo superado por Estados Unidos y Alemania según Deskwanted. Más de 400 espacios y 7.000 autónomos, freelancers y startups están trabajando y compartiendo esta filosofía de trabajo bajo el techo de espacios coworking por toda la geografía nacional.

“Pero el coworking no solo es compartir gastos y romper con el aislamiento, también se trata de pertenecer a una comunidad de individuos que están abiertos a intercambiar ideas, proyectos, conocimiento, y lo más importante, están dispuestos a colaborar”, explican en Zona Coworking. Y esta es la clave que nos interesa especialmente en Repensadores, la posibilidad de crear entornos no solo más productivos, sino más enriquecedores y creativos. Más innovadores, en definitiva.

“Los espacios de coworking han pasado de ser meros lugares de trabajo compartido, a convertirse en la punta de iceberg de la economía colaborativa, siendo estos espacios los lugares donde se están gestando muchas ideas de cambio para la nueva sociedad de consumo”, explica Manuel Zea, fundador de CoworkingSpain.es.

Por esta razón, en Repensadores estamos viviendo durante unos meses la experiencia coworking para repensar estos espacios de trabajo colaborativo y de cocreación. Y porque observamos también que las respuestas más innovadoras proceden de nuevas fórmulas de conectarse desde lo individual a lo colectivo. Lo micro trabajando en red es capaz de repensar, crear, transformar y asimilar a mayor velocidad tanto nuevos como viejos conceptos. Próximamente os contaremos nuestras conclusiones.

Mientras, y para ir abriendo boca, os dejamos algunas sugerencias:

Y si se ha gustado este post, ¡compártelo! ¡Gracias!

Comparte!