Con la innovación elevada a la categoría de prioridad empresarial –al menos de forma teórica, otra cosa es la práctica diaria-, es imperativo que las organizaciones y las empresas se preparen adecuadamente para reclutar, seleccionar y mantener a todos aquellos trabajadores capaces de encargarse y/o de participar en la ardua tarea de innovar. Así, muchos empresarios y directivos se están haciendo las preguntas del millón: ¿Cómo desarrollar y llevar a cabo una estrategia efectiva para obtener un mayor rendimiento creativo e innovador entre nuestros colaboradores o empleados? ¿Cómo incorporar talento con interés en sumarse a nuestro esfuerzo innovador?

personas innovadoras y creativas en las empresasEl rendimiento en creatividad es un fenómeno complejo, dinámico y con múltiples facetas, por lo que no es sorprendente que las cualidades individuales necesarias para generar e implementar nuevas ideas sean igualmente complejas, dinámicas y con múltiples facetas. Aunque aún queda mucho por investigar en este campo, los estudios llevados a cabo permiten avanzar ya algunas de esas características que las personas innovadoras y creativas deberían reunir.

  • Conocimiento: así como la inteligencia es necesaria pero no suficiente, el conocimiento es un factor clave tanto para la generación de ideas o creatividad como para la innovación. El dominio de una determinada especialidad es un pre-requisito a la hora de incorporar personal a una empresa innovadora. Cualquier empleado ha de entender perfectamente su función y los requerimientos que conlleva antes de que ocurra la innovación.
  • Motivación: las personas innovadoras están intrínsecamente motivadas para el cambio. Disfrutan resolviendo problemas por sí mismas. La motivación es probablemente el factor individual que más influencia tiene en la innovación. Las motivaciones externas, como las recompensas económicas, no son tan importantes para estas personas como el hecho de mejorar o progresar intelectualmente. La curiosidad o el sentimiento de dominio o maestría les motivan más que el dinero.
  • Personalidad: el rasgo de la personalidad que más relación tiene con la innovación y la creatividad es la apertura mental a experimentar, aunque hay mucho debate científico acerca de cómo influyen otras características personales tales como la amabilidad y la extroversión o la meticulosidad y el orden. Pero qué duda cabe que son importantes también elevadas dosis de imaginación, curiosidad, energía, deseo elevado de autonomía, cierta independencia de las normas sociales y autoconfianza, características que definen a las personas innovadoras y creativas.
  • Comportamientos: la iniciativa propia de las personas que reclutemos (definida por la proactividad, espíritu emprendedor y persistencia que muestren) tendrá una relación directa con la innovación y el intraemprendimiento, especialmente en las fases de implementación, cuando es preciso recurrir a estas habilidades para derribar múltiples barreras y obstáculos. Muy beneficioso también es el deseo individual de sugerir cambios o de cuestionar el status quo, un comportamiento no siempre bien recibido en las empresas.
  • Emociones y estados de ánimo: la inteligencia emocional, entendida como la capacidad de un individuo para identificar su propio estado emocional y gestionarlo de forma adecuada, es básica porque cualquier proyecto de innovación es largo, complejo y cambiante y requiere una excelente capacidad de gestionar y modelar las emociones. La web amiga Neuronilla ofrece un completo white paper sobre innovación, creatividad y emociones.

Contratar personas innovadoras y creativas es un primer paso para construir una empresa que también lo sea. Si en tu empresa queréis ser innovadores y creativos, os recomendamos que tengáis en cuenta estas características a la hora de incorporar nuevos empleados. Pero tendréis que ser muy conscientes también de que las personas que muestren estos talentos para la innovación también exigirán a la empresa que les contrate un ambiente innovador y creativo, del que ya hablamos en post anteriores sobre el ejemplo de IDEO y su cultura colaborativa o sobre las 10 claves de una cultura empresarial creativa.

Si te ha gustado este post, compártelo. ¡Gracias!

Créditos: foto de Alejandro Forascepi/Flickr (CC BY-NC-SA 2.0) e iconos de Simple Icons, Irene Trautluft, Till Teenck, William Dayabaran, Patrick Morrison, Edward Boatman y Andrew Laskey en The Noun Project.
 
 
Comparte!