Atrás va quedando la imagen de los departamentos de I+D como laboratorios cerrados y autosuficientes. Hoy, cuando uno piensa en innovación y creatividad, le viene a la mente un equipo multidisciplinar de diseño y empresa, o una startup recién nacida y dando sus primeros y balbuceantes pasos. La innovación ya no es exclusiva de un único departamento, sino que las empresas necesitan innovadores y creativos en todas y cada una de las áreas funcionales, desde la planta de producción al equipo de ventas, pasando por los empleados de TI o de recursos humanos. Y todos, no importa el lugar ni la función que desempeñes, todos necesitamos fuentes de inspiración donde encontrar insights para innovar.

insights para innovar

Insights para innovar, la materia prima

La materia prima de la innovación es el insight (un término de difícil traducción en español) que podríamos definir como un entendimiento intuitivo y profundo que revela una oportunidad interna o externa que se puede aprovechar para mejorar la eficiencia, generar ingresos o agilizar y promover una mayor y más eficiente interacción. Los insight pueden ser acerca de las necesidades de los grupos de interés, de una dinámica del mercado o de cómo funciona una empresa.

Borja Baturone, director de la división de Innovación del Grupo Altran y director general de la Agencia de Certificación en Innovación Española (ACIE), explica así lo que es un insight:

“Estas necesidades profundas de nuestros clientes o usuarios, necesidades no cubiertas porque normalmente están en el subconsciente y, por tanto, no se recogen mediante estudios de mercado clásicos, son lo que llamamos insights”

“En el sentido más amplio, se trata de un momento “¡Aha!”, un descubrimiento de las motivaciones humanas con implicaciones profundas. Esta experiencia interna del “Aha” es crítica para definir un insight frente a otros tipos de resolución de problemas, de acuerdo con los investigadores líderes en el área”

Algunas de las empresas que figuran o han figurado en el ranking Fortune 500 fueron creadas a partir de un insight. Starbucks trajo un poco de Italia a las cafeterías. The Body Shop se construyó sobre la idea de que a los compradores de productos de belleza les preocupaba la experimentación en animales.

Esos momentos o ideas reveladoras pueden ser muy poderosas, pero ¿cómo encontrarlas? ¿Practicando el brainstorming con colegas? ¿Haciendo una criba en masas de datos? ¿Simplemente mediante la introspección? ¿O siguiendo como si tal cosa hasta que una manzana caiga sobre nuestra cabeza?

De todo un poco. Sin embargo, en nuestra experiencia hemos llegado a la conclusión de que las mejores fuentes de insights pueden clasificarse en categorías.

Hay que reconocer que las ideas de muchos innovadores y creativos se producen de un modo un tanto casual, pero no obstante creemos que, en innovación y creatividad, también puede trabajarse de forma más sistemática.

A lo largo de nuestra trayectoria hemos encontrado que existen 7 canales de insight para los potenciales innovadores. Sintonizando periódicamente esos canales y recorriéndolos de forma metódica, uno puede enfocar su imaginación, organizar su pensamiento, estimular la creatividad y encontrar ideas valiosas para hacer crecer su negocio.

  1. Anomalías. Examina cualquier desviación de la norma. ¿Detectas una caída o un crecimiento inesperado en un mercado o segmento? ¿Una unidad o proceso está funcionando de forma sorprendente? Cualquier empresa está inundada de datos, pero suelen analizarse las medias y los promedios. En ocasiones las verdaderas oportunidades se esconden en los resultados que se salen de lo habitual. Un innovador inteligente está atento al dato sorprendente.
  2. Confluencia. Encuentra intersecciones entre macrotendencias. ¿Qué tendencias económicas, demográficas, tecnológicas o de comportamiento estás observando? ¿Cómo se están combinando para crear oportunidades? Por ejemplo, la confluencia de la tecnología móvil, las redes sociales y la escasa capacidad de atención actual han favorecido la creación de aplicaciones como Vine, para compartir vídeos cortos; o Tinder, una nueva app para ligar que causa furor; o Snapchap que sirve para enviar fotos y mensajes que se “destruyen” entre uno y diez segundos después de haberlos leído. Sus fundadores vieron una oportunidad en la preocupación de los internautas por la privacidad. El innovador inteligente observa nuevos hábitos, tecnologías o intereses humanos y trata de casarlos.
  3. Frustraciones. Identifica deficiencias en el sistema. ¿Cuáles son los puntos débiles de tus productos, servicios o soluciones? ¿Qué procesos o prácticas de tu organización te molestan a ti o a tus compañeros? Los desafíos diarios de la vida son a menudo una magnífica fuente de ideas. Blue Nile es el principal joyero de diamantes en línea del mundo y su fundador, Mark Vadon, se sintió motivado a crear el ecommerce al detectar que algo fallaba en el proceso de compra de su anillo de compromiso. Ponte en la piel de tus clientes, colegas o proveedores y trata de averiguar qué es lo que más les frustra. Puede ser una oportunidad de innovación en bruto.
  4. Ortodoxias. Cuestiona las creencias convencionales. ¿Hay suposiciones o creencias en tu sector que nunca se cuestionan? ¿Conductas o procedimientos tóxicos que no son objetables? Las tradiciones pueden bloquear la innovación porque todo el mundo se resiste a cambiar lo que es de probada eficacia.
  5. Extremos. Aprovecha la desviación. ¿Qué puedes aprender de las necesidades o comportamiento de tus clientes más avanzados o vanguardistas o de los más rezagados? ¿Y de los empleados o proveedores más innovadores o más conservadores? En las empresas, como regla habitual, nos preocupamos por el grueso de los clientes. Y, en cambio, en la “desviación positiva” puede encontrarse una caudalosa fuente de ideas o insights, mostrándonos la forma de superar obstáculos increíbles o solucionar problemas aparentemente insolubles. Los protagonistas de la “desviación positiva” o pioneros pueden ser de gran ayuda para prever tendencias antes de que se normalicen. Los innovadores y creativos deben mirar a los flancos y preguntarse qué pueden aprender de los más entusiastas o los más exigentes en sus quejas.
  6. Viajes. Aprende de la inmersión sin importarte el lugar. ¿Cómo les afecta a tus clientes su contexto cultural? Cuando un negocio se pone rancio, los innovadores salen de sus despachos para visitar clientes (ya sean empleados, colegas o compradores). Esos “viajes” a mundos diferentes son necesarios porque todo comportamiento tiene lugar en un complejo contexto sociocultural. Es imposible entender lo que otro piensa sentado en la mesa de tu despacho. Diseñadores y desarrolladores de producto hace tiempo que entendieron la importancia de adoptar un enfoque antropológico. Aprende cómo viven, trabajan y se comportan tus clientes objetivo y pregúntate por los factores culturales, sociales y ambientales que influyen en sus preferencias y conductas.
  7. Analogías. Coge prestado de otros sectores o empresas. ¿Qué innovaciones de éxito has visto en otras áreas? ¿Puedes adaptarlas a tu organización? Muchas veces otras organizaciones, unidades, equipos o sectores han probado innovaciones con buenos resultados. ¿Puedes importarla por muy exótica que te parezca su procedencia? Coravin es un sistema de apertura para botellas de vino que Permite degustar un vino sin descorcharlo. Emplea una aguja fina de calidad médica, para atravesar el corcho y extraer y escanciar el vino dejándolo intacto. Greg Lambrecht, su inventor, tomó la idea de la cirugía no invasiva y las agujas extrafinas que se emplean en estas operaciones.

Ahora no tienes excusa. Tienes 7 fuentes de inspiración a tu alcance para encontrar insights para innovar a tu alcance. ¿Las pruebas?

Y si te ha gustado este post, ¡compártelo! ¡Gracias!

Comparte!