Fubar Radio es una emisora que sólo puede escucharse online por 2,99 libras mensuales. La startup madrileña 24symbols, que ofrece lectura en streaming, ha roto ciertas reglas del mundo editorial. Los mooc (acrónimo en inglés de Massive Open Online Course) de plataformas como Coursera o edX están cambiando la educación. Webs de lecciones online como www.skillshare.com. Wellaho, una red social que conecta médicos con pacientes. Las colaborativas Uber y Airbnb en el terreno de los viajes y la movilidad urbana. Todos comparten un rasgo en común: son productos y servicios que han optado por innovar en modelos de negocio. Si quieres seguir sus pasos, recomendamos hacerse 6 preguntas previas antes de trastocar un modelo de negocio.

innovar en modelos de negocio

Existen más ejemplos bien conocidos. Apple, que dejó de fabricar hardware al inventar el iPod y el servicio de descargas online iTunes, creando un ecosistema que ha revolucionado el mundo de la distribución musical. O Dell, con su venta online de ordenadores por piezas directamente al consumidor, sin pasar por la tienda minorista.

Pero lo cierto es que la mayoría de las empresas orientan sus esfuerzos a innovar en procesos y/o productos para hacer crecer sus ingresos y mantener o mejorar sus márgenes de beneficio. Y, simplemente, ignoran la innovación del modelo de negocio, donde probablemente encontrarían mayores oportunidades. Es mucho más difícil arrinconar un buen producto integrado en un modelo de negocio innovador. Es también más complicado que imiten o repliquen una actividad novedosa completa que un único producto o servicio innovador. Por eso es importante tratar de innovar en aquellas áreas donde no hay competencia. Y el modelo de negocio puede ser una de ellas.

Un modelo de negocio nuevo puede crear o aprovechar oportunidades para generar nuevas vías de beneficios e ingresos, que sirvan para contrarrestar el declive de viejos modelos que atan a sectores maduros o tradicionales con la presión de unos márgenes cada día más estrechos.

Antes de continuar, quizá debamos incluir una definición de modelo de negocio. Elegimos sin dudarlo la que aportan Alex Osterwalder e Yves Pigneur en su innovador libro “Generación de modelos de negocio”:

“Un modelo de negocio describe las bases sobre las que una empresa crea, proporciona y capta valor”

Es, por tanto, el sistema de actividades interconectadas e interdependientes que determina la forma en que la empresa “hace negocios” con sus clientes, socios y vendedores.

La innovación en modelos de negocio llega por varias vías:

  • Añadiendo actividades nuevas, mediante la integración vertical en la cadena de valor, por ejemplo. Podría denominarse el “qué” del modelo de negocio. Un banco que comienza a ofrecer microcréditos porque en el país en el que opera más de un 60% de la población no tiene acceso a servicios bancarios. Ello le obligaría a formar a su plantilla o a contratar personal nuevo, así como a una nueva organización dentro de la existente. Un fabricante de ordenadores que se convierte en proveedor de servicios en la nube.
  • Uniendo, conectando o asociando actividades de forma nueva. Lo denominaremos “estructura”. Cómo y en qué orden se producen. El gigante de los viajes online Priceline.com cambió la forma en que se compraban billetes de avión al ser el consumidor quien fijaba el precio y esperaba las ofertas de las compañías. Esta innovación, el primer sistema nuevo de fijación de precios en 500 años según ciertos expertos, le valió a su fundador Jay Walker el apodo de “Edison de una nueva era” en la revista Forbes.
  • Cambiando una o más de las partes que llevan a cabo las actividades. Nos referiremos a esta fórmula como nuevo sistema de “gobernanza”. La entrada de los establecimientos 7-Eleven en Japón a principios de los 70 supuso una innovación en el mercado nipón, que no conocía las franquicias.

El qué, la estructura y la gobernanza son los tres elementos que caracterizan el modelo de negocio de una empresa. Cambiando uno o más de estos elementos, se habrá innovado en el modelo de negocio.

Sea cual sea la opción que se elija, conviene eso sí que los emprendedores innovadores o los intraemprendedores se planteen una serie de 6 preguntas previas si están pensando en trastocar su modelo de negocio:

  1. ¿Qué necesidad percibida puede satisfacerse con el nuevo modelo de negocio?
  2. ¿Qué actividades nuevas habrá que prestar o realizar para satisfacer esas necesidades percibidas por los consumidores? (el “qué”)
  3. ¿Cómo podrían esas actividades enlazarse con otras de una forma innovadora? (la “estructura”)
  4. ¿Quién debería llevar a cabo esas actividades que forman parte del modelo de negocio? ¿Debería ser la empresa? ¿Un socio? ¿El cliente? ¿Qué medidas de gobernanza necesitaría la nueva estructura? (la “gobernanza”)
  5. ¿Cómo se crea valor mediante el nuevo modelo de negocio para cada uno de las partes involucradas?
  6. ¿Qué modelo e ingresos se adecua al nuevo esquema empresarial para apropiarse de parte del valor global que ayuda a crear?

Nota: post elaborado a partir de las ideas de Raphael Amit y Christoph Zott.

Imagen: Elaboración propia a partir de crossjoin/Flickr (CC BY 2.0).
 

Y si te gusta este post, ¡compártelo! ¡Gracias!

Comparte!