“Descifrando Enigma”, película criticada y ensalzada a la vez, retrata la parte de la vida del matemático Alan Turing en que estuvo al frente del equipo que lograría descifrar los mensajes secretos de los nazis. Los innovadores y creativos encontrarán en esta biopic algunos de los obstáculos que salen al paso en cualquier proceso de innovación. Analizamos esos retos y cómo Turing y su equipo les hicieron frente en esta película sobre innovación y creatividad.

película sobre innovación y creatividadEl matemático Alan Turing (1912-1954) fue el creador de la inteligencia artificial y de los ordenadores, y la Humanidad le debe haber descifrado los códigos de la máquina Enigma (utilizada por las fuerzas militares nazis durante la Segunda Guerra Mundial). Su trabajo contribuyó a la caída del régimen de Hitler, permitió diseñar las primeras máquinas de computación programables y dio lugar a una nueva y revolucionaria disciplina.

“The imitation game” (“Descifrando Enigma”, en su versión española) es una película (Morten Tyldum, 2014) multipremiada en los Óscar, que relata de forma más o menos fidedigna el periodo de la vida de Turing en el que lideró la investigación que permitiría descifrar los códigos secretos que los nazis utilizaban para el intercambio de mensajes, y ayudaría a los aliados a anticipar su ataques y movimientos.

Pero no la traemos a nuestro blog por su calidad cinematográfica (cuestionada por algunos) ni por su rigor histórico (al que otros plantean objeciones), sino porque al verla encontramos en ella muchos de los elementos o desafíos a los que suele enfrentarse con frecuencia un equipo de innovación. Tanto si el lector está al frente de uno de ellos, como si se plantea crear uno en su empresa, esta biopic puede resultarle útil para mostrar y/o abordar esos aspectos de forma entretenida.

  • Equipo multidisciplinar. Alan Turing formó en Bletchley Park (una mansión victoriana convertida en instalación militar británica donde se llevaron a cabo las tareas de descifrado de códigos alemanes) un equipo integrado por perfiles personales variados: Hugh Alexander (bicampeón británico de ajedrez y, según la película, con don de gentes, especialmente para las mujeres); Joan Clarke (una mujer valiente y brillante matemática); John Cairncross (licenciado en francés y alemán y oficial de inteligencia del Foreign Office); Peter Hilton (un joven estudiante de matemáticas en Oxford cuando fue reclutado, con una gran capacidad de visualización); e Irving John Jack Good (estadístico y criptólogo). Aunque al reclutar se buscaron matemáticos con conocimientos de alemán por toda Inglaterra, Turing seleccionó un grupo de personas que, como se aprecia en la película, eran muy diferentes entre sí, lo que creó no pocas tensiones, pero fue también la clave para avanzar en su investigación. Ya hemos hablado en este blog de la importancia de la diversidad en los equipos de innovación. Stewart Menzies es otro de los protagonistas de “Descrifrando Enigma” que, aunque no formó parte del equipo propiamente dicho, era el jefe del MI6 entonces y superior de Turing en Bletchley Park. Cualquier equipo de innovación, incluidas las startup, tienen siempre que lidiar con la parte más “empresarial”, que Menzies encarnaría a la perfección en este biopic.
  • Un buen equipo si la idea lo merece. La película muestra lo mucho que Turing exigía a su equipo, pero también que fue capaz de seleccionar a los mejores para una tarea que era de vital importancia, así como que es preciso defender y pelear por conservar a esos buenos profesionales. Y esa tarea corresponde al líder.
  • La presión del dinero y del tiempo. En “Descifrando Enigma” se refleja claramente la presión que puede suponer para un equipo de innovación disponer de un tiempo limitado para la obtención de resultados, así como no contar con la financiación necesaria. Turing tuvo que dirigirse al mismísimo Winston Churchill para lograr las 100.000 libras que requería continuar con el proyecto y que inicialmente le fueron negadas.
  • El papel del liderazgo. Turing, que tenía sólo 23 años cuando empezó a trabajar en Bletchley Park, supo desde el principio que no podría afrontar el reto sólo y por eso se rodeó de buenos colaboradores, pero la película también muestra a las claras la dificultad que supuso para él liderarlos siendo como era una persona sin excesivas habilidades emocionales ni sociales, así como la transformación que experimentó para lograr su objetivo. El lector puede ampliar información sobre capacidades de liderazgo en innovación en nuestro blog.
  • Personas y tecnología. La experiencia de Turing y sus colaboradores es una evidencia de que la conjunción de personas y tecnología constituye una rica fuente de innovación. La automatización está supliendo una parte de la intervención humana, pero al tiempo requiere de su mano (y sobre todo de su creatividad).
  • Resistencia al fracaso. El equipo de Turing trabaja durante meses sin obtener resultados positivos, lo que erosiona su moral y la cohesión del grupo. Un fenómeno al que todo innovador se enfrentará en más de una ocasión.
  • Oposición y crítica. Una reacción clásica que todos los innovadores y creativos conocen muy bien es la oposición y el escepticismo que suelen recibir las ideas visionarias hasta que obtienen aceptación. Esta reacción queda plasmada también en “Descifrando Enigma”.
  • Una mujer en el equipo. Hoy forma parte del día a día que las mujeres formen parte o lideren equipos de innovación, aunque no sea todavía una práctica generalizada, especialmente en el terreno de la tecnología. Es interesante recordar que no hace tanto representaba una auténtica excentricidad. Es precisamente Joan Clarke quien le recuerda a Turing (en la película) que ella no puede cometer un error por ser mujer, pero que él tampoco, ya que está al frente del proyecto y es su responsabilidad motivarlo y tener en cuenta sus decisiones.

Los miembros del equipo de Turing derrochan inteligencia, talento, tesón, entrega y trabajo en equipo, cualidades todas que ha de reunir un creativo e innovador. Independientemente de su veracidad, esta película debería verse y comentarse en todos los colegios, institutos y universidad (y probablemente también en centros de trabajo) para que todos vayamos aprendiendo cómo es esto de ser innovador y creativo.

Además, recordamos al lector que en Repensadores ayudamos a equipos de innovación en su tarea, prestando apoyo y asesoramiento. Puede pedirnos más información o un presupuesto personalizado escribiéndonos al email info@repensadores.es.

Comparte!