Casi al comienzo de empezar a escribir este blog, tratamos el tema de los icosistemas, entornos que permitan el desarrollo de la imaginación e innovación. Las ciudades son también un elemento clave de esos icosistemas y su papel para promover la innovación y el emprendimiento es fundamental. El proyecto CITIE (City Initiatives for Technology, Innovation and Entrepreneurship) ha estudiado las 40 ciudades del mundo líderes en apoyar la innovación y el emprendimiento para sacar conclusiones que sirvan de referencia a las demás urbes. Contrariamente a lo que suele ser habitual en estos estudios, sí hay una ciudad española entre las cinco primeras: Barcelona. Su ejemplo y el de las 39 restantes ha permitido extraer 9 roles que las ciudades deben desempeñar para promover la innovación y el emprendimiento.

ciudades que apoyan la innovación y el emprendimiento

  • La ciudad como reguladora. ¿Cómo reglamenta u ordena los modelos de negocio para dar entrada a ideas innovadoras y disruptivas? Muchas negocios disruptivos cuestionan el estatus quo de las empresas establecidas y las leyes. Lo estamos viviendo en el caso de Airbnb, Uber y otras plataformas de la economía colaborativa, que causan controversia en ciudades como Barcelona o Berlín. Es todo un reto para las ciudades innovadoras, que han de encontrar fórmulas legales para acomodar las iniciativas innovadoras y creativas dentro del ecosistema pre-existente. Amsterdam, por ejemplo, creó en 2014 una nueva categoría de alojamiento, “alquiler privado” que aclara las derechos y responsabilidades de los propietarios cuando alojan en sus casas a particulares.
  • La ciudad como defensora. ¿Se promueve ella misma como un centro o eje innovador? ¿Promociona su nuevo tejido empresarial hacia el mundo exterior? Nueva York es quizá el mejor ejemplo de ciudad defensora que da frutos: entre 2003 y 2013 el ecosistema de startup tecnológicas logró 3,1 billones de dólares en financiación, con un crecimiento que superior al de Silicon Valley. Made in NY es una marca paraguas para empresas con al menos un 75% de su producción en esta metrópoli.
  • La ciudad como cliente. ¿Es la contratación pública accesible a pequeñas empresas y busca activamente proveedores innovadores? Barcelona lanzó el BCN Open Challenge para recibir soluciones a seis retos a los que se enfrentaba la ciudad. Con un presupuesto de un millón de euros, los ganadores obtenían un contrato con la ciudad y oficinas gratuitas para desarrollar y validar sus propuestas.

Estos tres roles caracterizan el nivel de apertura de la ciudad hacia las nuevas ideas y las actividades económicas innovadoras. Aquellas ciudades que quieran crear un caldo de cultivo óptimo para la innovación y el emprendimiento deberán apoyar los negocios “agitadores” que rompan las reglas, asegurándose de que la normativa, la contratación pública y las políticas de promoción trabajen a su favor.

  •  La ciudad como anfitriona. ¿Cómo usa el espacio la urbe para crear oportunidades dirigidas a compañías nuevas y de crecimiento potencialmente rápido? Toronto dispone de una red de 50 incubadoras y aceleradoras que prestan apoyo a unas 30.000 jóvenes empresas por año.
  • La ciudad como inversora. ¿Cómo invierte la metrópoli en aquellas competencias o capacidades y en aquellas actividades empresariales que se requieren para innovar? Buenos Aires ha puesto en marcha Codeacademy (iniciativa para enseñar a programar) en 30 escuelas con la intención de ampliar la idea a todo el sistema escolar.
  • La ciudad como conectora. ¿Cómo facilita la ciudad que haya conectividad y movilidad tanto física como digital? Tallinn ofrece desde 2005 wifi pública gratis a sus ciudadanos y visitantes porque entiende que este servicio beneficia a la ciudad y su desarrollo.

Los gobiernos de las ciudades que quieren convertir sus territorios en lugares competitivos y de alto rendimiento en innovación han de optimizar sus infraestructuras para lograrlo. Invertir en redes de transporte y en redes digitales, así como facilitar el acceso al talento y al capital que ese tipo de empresas necesitan para prosperar son aspectos prioritarios en sus políticas.

  • La ciudad como estratega. ¿Ha definido la ciudad una clara dirección u objetivos? ¿Tiene las capacidades internas que requiere innovar? Los ayuntamiento de Seúl, Chicago, Londres o Amsterdam cuentan con un director/equipo de innovación o un responsable de tecnología que promueve el cambio en el seno municipal.
  • La ciudad y el gobierno digital. ¿Tiene la metrópoli interfaces (o puntos de contacto) de alta calidad para prestar servicios a los ciudadanos de forma digital? ¿Ha creado mecanismos para que las personas puedan contribuir en la toma de decisiones que afectan a la ciudad? Los emprendedores son ciudadanos exigentes que reclaman servicios ágiles, nada opacos y mucho menos burocráticos. Moscú ha desarrollado una app para realizar consultas a los moscovitas y en Jakarta funciona Qlue, una aplicación basada en crowdsourcing para informar de incidencias como accidentes, desastres naturales y atascos. En Tel Aviv, la ciudad más inteligente del mundo, un 33% de la población usa una tarjeta digital que personaliza todos los mensajes, notificaciones y oportunidades que el ayuntamiento ofrece al ciudadano.
  • La ciudad como datavore. ¿Cómo está utilizando la ciudad los datos para optimizar servicios y proporcionar materia prima a los innovadores? A través del análisis de la información de 3 billones de llamadas telefónicas nocturnas al servicio de taxi, se definió una ruta de autobuses búho adaptada a la demanda para ofrecer mejor servicio de transporte a los habitantes de Seúl.

Liderar la innovación en una urbe es también un papel que deben desempeñar sus dirigentes. El gobierno de una ciudad que apuesta por la innovación y el emprendimiento debe liderar con el ejemplo, mostrando una línea clara de apoyo a iniciativas innovadoras y emprendedoras, y, consecuentemente, recurriendo al big data y estableciendo conexiones con sus ciudadanos.

En Repensadores estamos especializados en ayudar a REPENSAR productos, servicios, organizaciones públicas y privadas, procesos y trayectorias profesionales, pero también territorios, por lo que, si quieres hacer de tu ciudad un lugar creativo e innovador, podemos colaborar contigo. Solicítanos más información en el email: info@repensadores.es.

Ilustración: elaboración propia a partir de Flickr/Andrew Moore (CC BY-SA 2.0).

Comparte!