Uno no llega a todo. Tampoco las empresas. Innovar, en ocasiones, es poco factible para una empresa si lo hace en solitario, especialmente si es una pyme. Es muy difícil que las empresas posean internamente todos los activos necesarios. En esos casos es mejor unir nuestras fuerzas con otras empresas y/o instituciones (universidades o centros tecnológicos, por ejemplo) para avanzar en la idea o el proyecto. Los beneficios, en líneas generales, son evidentes: surgen sinergias, se comparten conocimientos, se integran otras visiones, se complementan recursos, se desarrollan nuevos productos o innovadoras tecnologías. Es cierto también que esta filosofía contrasta en gran medida con el enfoque aislacionista que tradicionalmente se ha adoptado en materia de innovación. Las alianzas para innovar son un recurso muy válido para compañías de pequeño tamaño –aunque las grandes también recurren a ellas-, así que en nuestro blog os proponemos 4 reflexiones previas antes de lanzarse a buscar “aliados” y un ejercicio práctico: cómo definir un mapa de esas alianzas anterior también a su ejecución.

alianzas para innovar

Empecemos por las reflexiones previas:

  1. Invierte tiempo en definir bien la estrategia (qué quieres conseguir, en qué etapa de la cadena de valor quieres actuar, y cuáles son tus motivaciones).
  2. Fuera prejuicios y miedos. La colaboración en innovación requiere un grado de confianza elevado. También hay que ser consciente de que innovar a través de alianzas obliga a realizar cambios estructurales en la organización. Cuando menos, equipos e individuos necesitarán trabajar de forma diferente con los individuos y los equipos de las otras empresas u organizaciones. Tal vez sea necesaria formación o entrenamiento para ello. Aprender técnicas de creatividad puede ser útil para facilitar esta tarea.
  3. Nadie tiene la clave de las preferencias del usuario y un sólido –y confiado, insisto- intercambio es imprescindible.
  4. Trata a la alianza como a un hijo. Conseguir el éxito a través del desarrollo o lanzamiento conjunto de un producto o servicio es complicado. Requiere tiempo y dinero, y no ocurre de un día para otro. Para que salga bien, hay que entender la alianza estratégica como si fuera una auténtica empresa y no una simple herramienta.

Ahora ha llegado el momento de diseñar tu mapa de alianzas para la innovación. Para este ejercicio, hemos tomado como referencia el trabajo sobre alianzas que aparece en el árbol estratégico de Alejandro Castillo y Laurent Ogel, ambos profesores de la Escuela de Organización Industrial (EOI).

Con quién y para qué nos aliamos son dos aspectos fundamentales para definir el éxito o fracaso de un proceso de innovación, todavía más si es abierto. Distinguimos entre alianzas de soporte y estratégicas:

  • Las de soporte son acuerdos de carácter eminentemente técnico y que podemos externalizar de nuestra organización sin problemas. El valor de esta alianza se encuentra en la relación eficiencia y coste.
  • Las estratégicas cualifican un proceso clave de forma notoria y pueden llegar a condicionar nuestra propuesta de valor, incluso formando parte de ella. Una característica natural de una alianza estratégica sana es el aprendizaje y crecimiento mutuos.

Instrucciones para empezar

Puedes elegir hacer el mapa de alianzas utilizando la técnica del mapa mental, muy apropiada para practicar este ejercicio.

Identifica entre alianzas:

  • Para financiación (bancos, capital riesgo, bussines angels, ayudas…).
  • De aprendizaje (mentores, coach, escuelas de negocios, universidades…).
  • De externalización de servicios de innovación (centros tecnológicos, universidades, consultoras, startup…).
  • Para la internacionalización (organismos, empresas, personas…).
  • Con prescriptores (personas que nos van ayudar a la hora de encontrar recursos gracias a su red de contactos).
  • Captación de talento (universidades, centros de formación, cazatalentos…).

Intenta ser lo más concreto posible: nombres de las personas y de los centros.

Te sugerimos elaborar dos mapas:

  • Un mapa de alianzas actuales con las que ya cuentas. El objetivo es comprobar los huecos que existen en el mapa.
  • Un mapa de alianzas ideal para identificar con quién te gustaría establecer esos acuerdos.

En el libro de nuestro CEO Juan Pastor Bustamante, “CxI. Creatividad e innovación. Factores clave para la gestión e internacionalización” encontrarás más información sobre ejercicios relacionados con la innovación.

Ilustración: elaboración propia a partir de Sergey Demushkin/The Noun Project (CC BY 3.0 US).

Comparte!