La creatividad funciona mejor cuando no se la busca. La mejor forma de inspirarse, o motivarse, es dejar que la creatividad fluya de manera natural. Pero no siempre ocurre, por lo que es importante mantener vida y activa esta capacidad, que es innata en todos nosotros. Es más fácil de lo que parece recargar esta creatividad a diario. Adopta unos poquitos hábitos y empieza absorber inspiración procedente de cualquier lugar o situación. Te proponemos 10 recursos de la vida diaria para renovar la creatividad. Ninguna de las ideas que te proponemos te llevarán mucho tiempo y muchas de ellas son ya probablemente parte de tu rutina cotidiana.

recursos de la vida diaria para renovar la creatividad bEn Repensadores, trabajamos a menudo con emprendedores creativos, y es frecuente que se quejen de que:

  • No disponen de tiempo para actividades creativas.
  • Les resulta difícil no dejarse atrapar por la vorágine diaria y olvidan la razón que les llevó a emprender, que muchas veces fue su pasión por alguna vertiente de la creatividad.
  • Sueñan despiertos con encontrar tiempo para hobbies creativos no relacionados con su negocio.

Sus quejas son fundadas, y por eso es muy importante desarrollar habilidades o recursos para encontrar ideas creativas en nuestro entorno habitual, en la gente que nos rodea y en cosas y situaciones que forman parte de nuestro día a día.

Aquí tienes estas 10 sugerencias para renovar tu creatividad en el día a día:

  1. Deja vagar tu mente. El mindfulness se ha convertido en una actividad muy popular, pero cualquier método que te ayude a dejar la mente en blanco es válida. Yoga o deporte, te aliviarán el estrés y te ayudarán a dejar volar tu imaginación.
  2. Presta atención. Cada vez que vayas caminando a un lugar, ya sea de compras o a una reunión, entrénate para ir observando a tu alrededor. Busca un detalle que pueda ser el origen de una idea. Estos pequeños descubrimientos, que al principio serán esporádicos, si continúas practicando, poco a poco irán apareciendo por sí mismos. Esta actividad no implica que hagas grandes mudanzas en tu vida. Es un cambio sutil que te dará resultado.
  3. Mini destello creativo a la hora de comer. Está claro que nada reactiva la creatividad como unas vacaciones, pero si estas quedan lejos en el tiempo o no vas a poder disfrutar de ellas, trata de convertir tu hora de la comida o una tarde a la semana en una “mini escapada”. Explora un parque de la ciudad que no hayas visitado, date un paseo por un barrio poco conocido para ti, entra en un museo o en una galería de arte.
  4. Queda para tomar un café. Si te rodeas de gente creativa, te contagiarás de su creatividad (ya hablamos de ello en un post anterior), pero simplemente conectar con otras personas, colegas o no, mantiene viva la creatividad. Así que piensa en hombres y mujeres que conozcas, o incluso que no sean de tu entorno próximo, y proponles compartir un rato de charla sobre temas e intereses comunes tomando un café. Seguro que en algún momento surge la chispa. O pregunta directamente por aquello que te interese.
  5. Cambia tus rutinas diarias. Una técnica que se recomienda siempre en estos casos es hacer tareas rutinarias de forma diferente, y hacerlo de forma consciente. Ve a tu lugar de trabajo por una ruta diferente (¡siempre que no te lleve mucho más tiempo, claro!) o come a una hora diferente.
  6. Alimenta tu curiosidad. Prestar atención a los detalles es un ciclo que se autoalimenta. Cuando más te fijas en ellos, más descubres y quieres percatarte de más elementos que antes te pasaron inadvertidos.
  7. Desprográmate. Todos tendemos a seguir un calendario programado, incluso cuando salimos del trabajo y disfrutamos de nuestro tiempo libre para hacer ejercicio. Yoga a las seis. Media hora en la cinta de correr. Kickboxing los jueves por la tarde. ¿Y si, en ocasiones, pruebas a ocupar ese tiempo sin “reglamento”? Descubrirás que puedes redescubrir una creatividad que el trabajo y las obligaciones van sofocando.
  8. Inspírate en otros. Si te falla la motivación, puedes recurrir a las charlas TED, disponibles en su web. Allí encontrarás infinidad de videos en los que personas de muchas nacionalidades y procedencias exponen sus ideas y experiencias, algunas realmente inspiradoras. Sólo en la categoría de creatividad, TED ofrece 151 conferencias, aunque recuerda que los temas más dispares también te pueden proporcionar nuevas ideas. Y si no tienes mucho tiempo para sentarte frente a la pantalla del ordenador, siempre puedes recurrir a los podcast, que puedes escuchar en tu smartphone mientras caminas o en el coche en el camino de ida y/o vuelta al trabajo. unmistakablecreative.com es una web en la que encontrarás algunos.
  9. Lee. Ya sean libros o blogs, pero la lectura es una fuente inmensa de creatividad para muchos. En entradas anteriores te propusimos algunas lecturas interesantes sobre innovación y creatividad  o blogs de referencia en este campo, pero no quiere decir que tus lecturas deban circunscribirse a la creatividad. Es más, resultará igual de estimulante que leas sobre cualquier materia ajena a tu especialidad.
  10. Y, para terminar, algunos clásicos que ayudan a estimular la creatividad: sumérgete en los anuncios y eslóganes que capten tu atención en el transporte público (¡sin sucumbir del todo a la tentación consumista!); ve al cine a ver una película; haz zapping con el mando del televisor unos minutos hasta que encuentres algo interesante, surfear en los canales puede darte una serie de estímulos muy diversos en poco tiempo; escucha la radio mientras trabajas; aunque suene un poco descortés, escucha las conversaciones ajenas en los lugares públicos; bucea en internet, está lleno de ideas; hojea periódicos y revistas; consulta tus antiguos libros de notas; y.. sobre todo, juega, relájate y diviértete.

Si se te ocurre alguna idea más, no dudes en dejarnos un comentario con ella. ¡Gracias!

Ilustración: elaboración propia a partir de Flickr / caroline (CC BY-NC-SA 2.0).

Comparte!