En la tercera y última entrada que dedicamos a los modelos de negocio innovadores que incorporan la sostenibilidad en su propia base, abordamos seis fórmulas: microfinanzas, microfranquicias, mercados alternativos, cambio de comportamiento, producto como servicio y recursos compartidos.

modelos de negocio sostenibles

15. Microfinanzas o microcréditos. Consiste en conceder pequeños préstamos a personas de bajos ingresos que no tienen acceso al sistema bancario tradicional. Para los Bancos “clásicos” estos clientes no son rentables porque los costes que implica su gestión sobrepasarían incluso la cantidad prestada. Los prestamistas individuales solían cubrir este hueco, pero los altos intereses de sus préstamos (en ocasiones hasta abusivos) daban al traste con la sostenibilidad del proyecto.

El modelo de microcréditos, popularizado por el banco Grameen y el Premio Nobel de la Paz Muhammad Yunnus, conocido como el “banquero de los pobres”, se ha extendido en los países en desarrollo. Equitas (que sale a Bolsa en este mes de abril) es un banco indio dedicado a los microcréditos desde 2007. En 2014 tenía 2,3 millones de deudores con una préstamo medio de 150 dólares. Jamii Bora Bank opera en Kenia y, aunque empezó con los datos de sus primeros 50 clientes en una hoja de cálculo, es hoy la mayor organización en microfinanzas en Kenia.

16. Microfranquicias. Crear una empresa es arriesgado y muchos prefieren recurrir a la experiencia de las franquicias para que la aventura sea más fácil. El riesgo es mayor para sectores de la población desfavorecidos, por lo que las microfranquicias tratan de allanar el camino a este grupo. En ocasiones reciben el nombre de “business in a box” porque ofrecen al franquiciador un modelo paquetizado y testado.

Multinacionales como Unilever han probado esta fórmula mediante proyectos piloto cuyo objetivo era llegar a mercados de difícil acceso para ellas. El modelo puede ser beneficioso para ambas partes: las multinacionales cuentan con un personal que conoce bien su territorio y que cuenta con su red de contactos, lo que les convierte en buenos embajadores de la marca; los emprendedores consiguen más que un simple trabajo, crear su propia empresa.

Fan Milk Limited es una marca de productos lácteos y zumos de fruta de Ghana, fundada por un danés en 1960, que ofrece la oportunidad de convertirse en vendedores locales a personas de cada comunidad mediante microfranquicias. El emprendedor adquiere una bicicleta Fan Milk por valor de 22 dólares, y compra los productos de la venta diaria. A cambio, Fan Milk le ofrece reparaciones gratuitas, formación en higiene y manipulación de los alimentos e incentivos por ventas. También exige que ahorre cierta cantidad de dinero diariamente.

En Filipinas, Hapinoy ha utilizado la red de tiendecitas denominadas sari-sari (hay alrededor de 650.000 en todo el país) para vender productos como servicios financieros además de los tradicionales. A cambio, ofrece a sus propietarias (la mayoría son mujeres) formar parte de una red y “partner with them by providing training, access to capital, and new business opportunities”, según explica su fundador Mark Ruiz.

17. Mercado alternativo. Cuando una empresa sortea un método tradicional de transacción o inventa uno nuevo para poner en valor un potencial sin explotar, hablamos de mercado alternativo. Un mercado alternativo no es necesariamente más sostenible que otros, pero muchos emprendedores recurren a esta fórmula para tener más impacto social o medioambiental.

La empresa de recargas de móvil Ezetop (Irlanda), por ejemplo, permite a los emigrantes de medio mundo enviar saldo de teléfono móvil a familiares en sus países de origen. Safaricom’s M-Pesa hace algo parecido, al facilitar las transferencias de dinero a través de teléfonos móviles, ayudando así a que los africanos de menos ingresos no tengan que recurrir a bancos convencionales.

Otro ejemplo de mercado alternativo es Sirum, que se define como el match.com de las medicinas que no se usan. Es una plataforma digital que redistribuye las medicinas que desechan asilos, farmacias y hospitales entre 20.000 pacientes de los cerca de 50 millones de norteamericanos que no pueden costearse sus fármacos.

18. Cambio de comportamiento. Convencer a los consumidores de que actúen de manera diferente es un componente muy importante en la agenda de la sostenibilidad. Los modelos de negocio diseñados para estimular este cambio son un concepto relativamente nuevo, y persiguen reducir el consumo, cambiar patrones de compra o modificar hábitos de la vida diaria.

La mayoría de ellos refuerzan además la posición del consumidor, al ofrecerle información sobre su consumo, ayudándole a monitorizar su actividad con el producto o servicio, a menudo recurriendo a la gamificación o creando competiciones entre clientes. Su principal reto es encontrar la forma de ser rentables y estimular su crecimiento al tiempo que fomentan una reducción del consumo.

Siguiendo la senda de Recyclebank, Ciclogreen premia con ciclos (canjeables por premios y descuentos ) a los miembros de su comunidad que se desplacen en bicicleta. Esta startup, seleccionada por el Programa Agrotech Startup del Gobierno de Extremadura, ha echado a rodar en Sevilla, Madrid, Barcelona, Valladolid y Valencia. Esta plataforma aspira a romper el techo del 10% de los desplazamientos en bici ofreciendo incentivos. En sus primeros 16 meses de vida, más de 1.500 usuarios pedalearon (o caminaron) más de 220.000 kilómetros y evitaron al mismo tiempo la emisión de más de 55 toneladas de CO2

19. Producto como servicio. Ya dedicamos un post en este blog a la servitización, pero en este modelo, si incorpora la sostenibilidad, los consumidores pagan por los servicios que acompañan a un producto sin la responsabilidad de repararlo, reemplazarlo o deshacerse de él. La empresa asume la responsabilidad por el ciclo de vida del producto.

Un ejemplo clásico es el fabricante de herramientas Hilti. A cambio de una cuota fija al mes, sus clientes reciben las herramientas que necesitan. La tarifa incluye, además del uso de las herramientas, servicios y reparaciones, una protección contra robo, el inventario y la actualización a nuevas versiones. El fabricante de impresoras y fotocopiadoras Xerox también está inmerso en la transición a la servitización. Xerox factura por las copias que se hayan realizado y así, el cliente se ahorra la compra y el mantenimiento del aparato, incluido el tóner, y paga por copia.

20. Recursos compartidos. La economía colaborativa ha cambiado la forma en que los consumidores ven la propiedad. Los modelos de recursos compartidos hacen posible acceder a un producto, en lugar de comprarlo, y usarlo solo cuando realmente sea necesario. Como el producto se comparte, el modelo permite una uso productivo y eficiente del recurso, que de otra forma estaría ocioso.

La plataforma más popular probablemente sea Airbnb, pero es posible compartir muchas otras cosas. Fon nació con la idea de compartir la propia conexión casera de WIFI a cambio de tener redes disponibles cuando se está fuera de casa o en el extranjero. Just Park (antes ParkatmyHouse) es el Uber de los garajes que hace más cómodo y más accesible encontrar plaza de aparcamiento en Reino Unido. La francesa Zilok, donde un particular puede alquilar pequeños electrodomésticos por tiempo limitado. En vez de comprar, el consumidor alquila, y los propietarios sacan un beneficio de un objeto que ya no utilizan.

En este post hemos abordado los últimos seis modelos de negocio innovadores en pro de la sostenibilidad, pero en entradas anteriores encontrarás información sobre producción circular, a la evolución de lo físico a lo virtual, a la producción bajo demanda, a la rematerialización, a la fórmula “Compra uno, dona uno”, a las cooperativas y al abastecimiento inclusivo; y también sobre crowdfunding, freemium, compra progresiva, pago en caso de éxito, modelos de suscripción, mercados base de la pirámide y precios diferenciados.

Estos modelos de negocio sostenibles e innovadores están basados en el estudio“Model Behavior. 20 Business Model Innovations for Sustainability”, elaborado por la empresa SustainAbility.

Ilustración: elaboración propia a partir de Flickr / The bees (CC BY-NC 2.0).

Si te ha gustado este post, ¡compártelo! ¡Gracias!
Comparte!