El gigante de los vaqueros Levi´s Strauss (LS & Co), un clásico que fue muy popular en España en tiempos pasados, acaba de anunciar que lanzará al mercado el primer pantalón vaquero fabricado enteramente a partir de algodón desechado, en concreto con cinco camisetas de este material. En alianza con Evrnu, una startup especializada en tecnología textil, ha creado un prototipo de su conocido modelo 511 con una tecnología pendiente de ser patentada. En la semana en que celebramos el Día Internacional del Reciclaje (17 de mayo) dedicamos nuestro post a analizar cómo la industria creativa de la moda se ha convertido en pionera en la innovación por la sostenibilidad. La moda sostenible más innovadora.

moda sostenible

En la web de LS&Co explican cuáles son los beneficios del proyecto conjunto con Evrnu:

We have the potential to reduce by 98 percent the water that would otherwise be needed to grow virgin cotton while giving multiple lives to each garment”…

Each year in the U.S. alone, 13.1 million tons of textile waste is created, with 11 million tons ending up in landfills. Until now, there hasn’t been a viable solution to turn old clothes into new without compromising quality or strength. But by being able to breathe new life into used clothes, both companies are embracing the vision of creating a circular economy that extends the life of cotton and eliminates waste”

Y han preparado también una fantástica infografía para entender el contexto y el alcance de esta iniciativa:

Moda sostenible e innovadora

LS & Co no es la única que he emprendido un camino hacia una industria de la moda más sostenible. Patagonia utiliza sólo algodón orgánico no transgénico que no ha sido rociado con fertilizantes sintéticos, ni pesticidas ni herbicidas. En 2015 H&M presentó 16 nuevos modelos de ropa de tela vaquera hecha con algodón reciclado de prendas viejas recogidas en sus propias tiendas. Desde 2013, los clientes de H&M tienen la posibilidad de llevar su ropa usada de cualquier marca a sus tiendas como parte de su campaña de recogida (Garment Collecting Initiative). Otras marcas de ropa deportiva como Nike y PUMA están en la misma senda.

En España, en un post anterior ya hablamos de las prendas sostenibles de Ecoalf y de la diseñadora María Glück. En el libro “CxI. Creatividad e innovación. Factores clave para la gestión e internacionalización” se incluye una entrevista con Pablo Peña, director de la División Comercial de El Naturalista, otra empresa española pionera en entender la sostenibilidad como un valor de marca.

Ethical Fashion Forum, una empresa dedicada a investigar y ofrecer recursos sobre sostenibilidad a la industria de la moda llevó a cabo una encuesta en febrero de 2016 que no deja dudas sobre la importancia de esta cuestión para el sector:

  • Un 95% de los encuestados entienden que la sostenibilidad es muy importante para la industria de la moda
  • Más del 40% creen que las condiciones de trabajo y los derechos humanos son una prioridad máxima
  • Otro 21% opinan que los temas sociales redefinirán el futuro del sector
  • Un 33% consideran que el mayor impacto en la sostenibilidad vendrá con el suministro de materias primas y la fabricación
  • Casi un 30% creen que la venta online es el mejor camino para que las marcas de moda sostenible lleguen al mercado.

El pasado 12 de mayo se reunieron más de 12.000 personas en el Copenhagen Fashion Summit, el evento mundial más importante sobre sostenibilidad en la moda. Allí, 116 estudiantes de diseño y moda de 40 nacionalidades distintas elaboraron un manifiesto, que resume en siete puntos las demandas que los más jóvenes hacen a la industria de la moda, siete peticiones que habrá que tener en cuenta si queremos que las marcas respondan a las exigencias en sostenibilidad de los consumidores de ahora y del futuro:

  1. Exigimos el empoderamiento y la educación de los trabajadores y consumidores.
  2. Reclamamos que la industria de la moda tome medidas drásticas e inmediatas en la aplicación de los sistemas de agua de circuito cerrado para asegurar que la industria no dependa de agua dulce como recurso.
  3. Reivindicamos una inversión a largo plazo en el bienestar de la comunidad en su conjunto, a través de: salarios justos, mejora de la infraestructura y garantizando la seguridad alimentaria. Comunidad y la industria deben prosperar juntos, respetando las manos y los corazones que intervienen en el ciclo de vida de la prenda.
  4. Queremos imaginar un futuro en el que el éxito no se mida sólo en ganancias financieras, sino también a través del intercambio y el aumento de los conocimientos, la innovación tecnológica y el progreso social y ambiental.
  5. Exigimos que para 2030 la moda deje de ser la segunda mayor industria contaminante en el mundo.
  6. Pedimos que diseñadores, marcas y gobiernos inviertan, en colaboración, en tecnologías de reciclaje y en las infraestructuras necesarias para asegurar y activar un sistema circular.
  7. Reclamamos penalizaciones económicas para las empresas irresponsables que sean reinvertidas en las industrias sostenibles, de forma que la sostenibilidad sea la norma en 2030.

Bonus track

Y si te ha gustado este post, ¡compártelo! ¡Gracias!

Ilustración: elaboración propia a partir de Flickr / University of Derby (Teaching & Learning) (CC BY-NC 2.0)

Comparte!