La creatividad es una habilidad que juega un papel fundamental y que tendremos que desarrollar e incentivar tanto como nos sea posible, especialmente si nos movemos en el terreno de la innovación. En este blog hemos escrito a menudo sobre cómo activar la creatividad, ofreciéndote ideas y consejos. Hoy dedicaremos nuestro post a analizar el poder creativo de los hobbies y también de los proyectos personales.

Pese a que suene extraño o incluso paradójico, dedicar tiempo para desarrollar tus hobbies puede ayudarte, y mucho, a recibir un soplo de aire fresco. Aunque se trate de otro ámbito muy diferente al de tu actividad laboral o empresarial, las aficiones siempre serán una fuente de motivación e inspiración. Es el poder creativo de los hobbies o proyectos personales. Practica algo que te guste. Salir de la rutina te ayudará a pensar con más claridad y a nutrirte con “información creativa” por otras vías.

poder creativo de los hobbies

Tres ejemplos clásicos de producto innovador surgido de un proyecto personal son Gmail (el correo electrónico de Google), Adsense (la red de anuncios también de Google) o la desaparecida (en España) Google News. Aunque es cierto que la política de permitir a sus empleados emplear un 20% de su tiempo en proyectos propios ya no se aplica en Alphabet, está claro que surtió su efecto en la capacidad innovadora de esta gran empresa.

El efecto de los hobbies en la capacidad creativa es un hecho comprobado científicamente. El profesor de Psicología de la Universidad Estatal de San Francisco Kevin Eschleman llevó a cabo un estudio en el que analizó la actividad de 400 empleados (con distintas profesiones) para medir el efecto que sus hobbies (también variados) en su comportamiento laboral. Eschleman y su equipo llegaron a la conclusión de que

… organizations may benefit from encouraging employees to consider creative activities in their efforts to recover from work.

Creative activities are likely to provide valuable experiences of mastery and control, but may also provide employees experiences of discovery that uniquely influence performance-related outcomes”

Ya sean hobbies creativos o proyectos personales, los fundadores de la marca Huit Denim Co, David y Clare Hieatt, dan tres reglas de oro en su blog para que tengan el efecto deseado, esto es, influir positivamente en la creatividad de sus protagonistas:

  • No tienen que ser tu medio de vida. Si fracasas con ellos, tu sustento no peligrará y podrás seguir comiendo.
  • Sin fecha tope. Cuando no hay presión por terminar, te puedes permitir probar algo nuevo, experimentar y asumir riesgos.
  • Que sea una obra de amor, en la que tu pones el trabajo y el amor. Así, cuando le dedicas tu tiempo, es realmente porque quieres. Hará que vuelvas a ella y que continúes. Quizá exija que sigas intentándolo durante años.

En el libro “El perfil humano y profesional de los emprendedores digitales”, su autor, Jesús A. Lacoste, da muchos ejemplos de hobbies practicados por innovadores: Javier Martín de Loogic, corre; Miguel Díaz Ferreira de Red Karaoke, lee; Fernando Gárate de Antevenio, juega al golf; Isabel Llorens de Rusticae, practica natación; su compañera Carlota Mateos, canta y baila; Elena Gómez del Pozuelo, de Womenalia, juega al pádel; Juanjo Azcárate de Cursos CCC, pasea por el campo o por la playa; Joana Sánchez de Inesdi, navega a vela con su familia; el business angel Carlos Blanco, juega online en www.mundijuegos.com… y así un montón más.

Si les preguntáramos a ellos, seguro que entre los beneficios de la práctica de estas aficiones para su desempeño como emprendedores innovadores está alguno de los siguientes:

  • Despeja la mente. Dedicarse a una afición o pasatiempo es una forma de aclarar los pensamientos. Cuando mayor concentración exija o dificultad tenga, menor será la capacidad de pensar en otra cosa. Practicando un hobby también podemos entrar en ese estado de flujo que describía Mihaly Csikszentmihalyi. Y con la mente despejada, se toman mejores decisiones empresariales.
  • Abren la mente a nuevas posibilidades. En ocasiones la mente se concentra en la actividad que se está practicando, pongamos caminar o snowboard, y en ese momento surge la solución que se está buscando.
  • Explora nuevas oportunidades sociales. Tener una afición que implica mantener contacto con otras personas nos obliga a relacionarnos, pero de una forma más relajada y sin provocar la ansiedad por el resultado. Ocurre a menudo en la práctica de deportes colectivos, o en los clubes de lectura, por ejemplo.
  • Alivia el estrés. Los hobbies ayudan a desconectar y tranquilizarse. Para algunos, la jardinería provoca este efecto restaurador.
  • Mejora de la confianza y la seguridad en uno mismo. Las aficiones o los proyectos personales ofrecen un espacio que uno mismo puede controlar y, sobre todo, mejorar, lo que nos permite sentirnos personas más completas y más habilidosas. Destacar en un hobby puede ser motivo de orgullo.

¿Tienes alguna afición? ¿Practicas algún hobby? ¿Te ayuda a algo en especial? ¿Restaura tu creatividad? ¿Has notado el poder creativo de los hobbies? ¿Qué nos recomendarías probar? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios y ¡comparte este post!.

Ilustración: elaboración propia a partir de The Noun Project / Tomek Woloszyn / Yu Luck / Piotrek Chuchla / Christian Morh / Cassie McKown.

Comparte!