“A more beautiful question” es el título de un interesante libro escrito por el periodista y experto en innovación Warren Berger, que ilustra cómo ciertas preguntas acertadas acabaron por provocar el surgimiento de empresas, productos o servicios innovadores. Hoy te acercamos algunos de los casos que Berger menciona en su obra: 3 soluciones innovadoras que nacieron con preguntas.

soluciones innovadoras

Todos hemos experimentado esa etapa infantil en la que hacemos callar a nuestros hijos que nos abruman con preguntas. En el colegio, hemos oído muchas veces a nuestros profesores decir: no me hagas preguntas, dame respuestas. Y en el trabajo, es habitual escuchar frases como “no me interesa para nada lo que no sabes, demuéstrame lo que sí conoces”. Comportamientos todos ellos que van inhibiendo nuestra capacidad de cuestionar y que son un freno para la innovación.

Berger, en su libro, trata de demostrar que las preguntas son un buen punto de comienzo para la innovación y apoya su teoría con ejemplos. De ellos, hemos elegido tres:

Netflix

Es un clásico de la literatura sobre empresas y negocios, pero no por ello deja de ser interesante para los espíritus innovadores y creativos. Netflix es una compañía que emite televisión, películas y series en streaming y cuyo modelo de negocio es la suscripción. Al nacer, revolucionó la industria audiovisual, y las previsiones dicen que llegará a los 200 millones de usuarios en 2021.

Según cuenta Berger en su libro, uno de los fundadores de la empresa, y su CEO actualmente, Reed Hastings, se sentía muy frustrado por las multas que le imponía su videoclub Blockbuster cada vez que se retrasaba al devolver una película alquilada. Hastings se preguntó: ¿Por qué tengo que pagar esa cantidad? (posteriormente confesaría que la pregunta que realmente se hacía era: ¿cómo voy a explicar a mi mujer que tengo que pagar esa multa por retrasarme?).

La siguiente cuestión que Hastings se hizo fue: ¿Y si un videoclub funcionara como un gimnasio en el que se abona una cuota mensual? Y, más tarde, se preguntaría: ¿Y por qué sólo alquilamos películas y videos ajenos? ¿Por qué no los hacemos nosotros mismos?

Netflix nació de una pregunta, más bien de una serie de preguntas, que supuso un cambio radical en el modelo de negocio de los videoclubes.

Airbnb

Airbnb, un unicornio nacido del cruce de la tecnología y el diseño, es otra empresa que responde al perfil de aquellas que han surgido de una pregunta.

En 2008, sus fundadores, Brian Chesky y Joe Gebbia, vivían en San Francisco y necesitaban dinero extra para pagar el alquiler del piso que compartían. En esas fechas la ciudad acogía una importante feria de diseño que obligó a colgar el cartel de “completo” en todos los hoteles de San Francisco. Muchos visitantes no tenían dónde pasar la noche. ¿Por qué?, se preguntaron Chesky y Gebbia, si hay muchas otras personas en la ciudad que disponen de una cama libre o un sofá en sus casas en los que podrían pernoctar. Como en Netflix, les surgieron otras muchas preguntas: ¿Por qué no en nuestro apartamento? ¿Y si creamos nuestra propia web para anunciarlo? ¿Por qué no hacer de esto un negocio? ¿Podríamos replicar la misma idea en otras ciudades? ¿Por qué limitarnos a Estados Unidos?

Una de las compañías más innovadoras, que ha implicado una disrupción en el sector hotelero pero también en otros campos, apareció porque sus creadores se atrevieron a hacerse una pregunta y a darle una respuesta que rompía las reglas.

Polaroid

No tan reciente como Airbnb o Netflix, Polaroid es otro caso de solución nacida de un interrogante. La idea de una cámara de fotos que produjera imágenes instantáneas se inspiró en la pregunta de una niña de tres años, hija de Edwin Land, que fundaría Polaroid. La pequeña no entendía por qué razón había que esperar a ver la fotografía una vez tomada con una cámara convencional, ni tampoco por qué había que enviarla a revelar. Ella quería ver los resultados al momento. La impaciencia y el cuestionamiento de su hija hizo pensar a Land, que puso en marcha una investigación y dio con la solución al problema.

El éxito de la Land Camera, la primera Polaroid, fue una auténtica sorpresa hasta para sus fabricantes, que no esperaban agotar todas las 60 unidades sacadas a la venta el mismo día de su presentación, en 1947.

Tristemente, la aparición de la fotografía digital y la muerte de Land harían languidecer a Polaroid, que se declaró en quiebra en 2008.

En cualquier caso, detrás de la incomprensión de la hija de Land subyacen dos interrogantes clave en todo proceso de innovación: ¿Por qué seguimos haciendo las cosas de la misma forma que hemos hecho hasta ahora? ¿Y si probamos un enfoque completamente nuevo?

En Repensadores creemos que hacer las preguntas adecuadas es esencial en innovación, y nos complace ver que no estamos solos, y que otros opinan igual:

The most common source of management mistakes is not the failure to find the right answers. It is the failure to ask the right questions… Nothing is more dangerous in business than the right answer to the wrong question”

Peter Drucker

In the old economy, it was all about having the answers. But in today’s dynamic, lean economy, it’s more about asking the right questions.”

Eric Ries, autor de “The Lean Start-Up”

There are many ways to generate new input, but the most effective is to learn to ask the kinds of questions that can lead you to a real Discovery”

Phil McKinney, autor de “Beyond the Obvious: Killer Questions That Spark Game-Changing Innovation”

There is a myth that successful companies begin with grandiose ambitions. The implication is that entrepreneurs should start with megalomaniac goals in order to succeed. To the contrary, my observation is that great companies began by wondering about simple things, and this leads to asking simple questions that beget companies”

Guy Kawasaki, autor de “The Art of the Start 2.0”

Recuerda que en Repensadores podemos ayudarte a crear un entorno apropiado para las preguntas innovadoras en tu empresa. Consulta nuestros servicios en la sección “Qué ofrecemos” o envíanos un email a info@repensadores.es con tus dudas o consultas.

Ilustración: Elaboración propia a partir de Flickr / Cliph (CC BY-NC-SA 2.0).

Comparte!