La transformación digital está removiendo los cimientos de industrias que creíamos consolidadas. No hay sector que escape a su influjo. Algunas industrias creativas fueron de las primeras, como la musical. O el sector de la edición, en el que la digitalización ha supuesto un cambio tan profundo como es la quiebra de algunos modelos de negocio centenarios. Pero también la aparición de otros muchos, y muy innovadores. Dosdoce ha analizado 16 de ellos en el estudio “Consolidación de los modelos de negocio en la era digital”, que va por su tercera edición, elaborado para CEDRO. Hemos extraído en este post cinco modelos de negocio innovadores en la industria editorial, aquellos que nos han parecido más interesantes del estudio.

modelos de negocio innovadores en la industria editorial

5 modelos de negocio innovadores en la industria editorial

 

1. Micropagos o pagos fragmentados

Es un sistema que permite realizar pequeñas transacciones online para comprar productos fraccionados, por ejemplo, una canción suelta de un disco, un artículo de un periódico por separado. La industria de los videojuegos también lo ha incorporado, aplicándolo para el acceso a determinados niveles.

La editorial alemana Gruner + Jahrlo ha puesto en práctica en su revista Geo.de y Condé Nast en la publicación masculina GQ. En el sector editorial propiamente dicho, los pagos fragmentados son el equivalente digital a las ventas por fascículos. Ted Books, Slicebooks o los Relatos Revueltos de la Editorial Páginas de Espuma (2.000 relatos a un precio que oscila entre 0,15 euros y 0,70 euros).

Una de sus ventajas es que el concepto micro encaja mejor con el nuevo hábito de lectura que prefiere el público más joven, influido por las redes sociales: textos breves. Aumentan también las posibilidades de publicación para el autor y el lector encuentra una oferta que le permite hacer descubrimientos sin un gran desembolso económico.

2. Pago por consumo

Igual que alquilamos coches por horas o vemos programas de televisión (pay per view) previo abono de su precio, el pago por consumo ha sido adoptado por el mundo editorial. Kiosko y Más, que lleva 5 años en España y lidera el sector de las publicaciones digitales, es un ejemplo.

En libros, ValoBox cobra al lector por el número de páginas que lee online. Amazon emplea este modelo también para la compensación de los autores independientes que publican dentro de su programa Kindle Direct Publishing: sus honorarios dependen de las páginas leídas por los usuarios.

Otras industrias creativas también han recurrido al pago por consumo: la Orquesta Filarmónica de Berlín y el Teatro Real de Madrid ofrecen conciertos de pago online, la primera en directo vía streaming y el segundo con un servicio de video bajo demanda.

3. Autoedición y autopublicación

Considerado el más disruptivo, hoy incluso algunas editoriales, librerías y bibliotecas lo han incorporado a sus servicios, en este caso, dirigido a los autores. Book Country (de Penguin) fue uno de los pioneros.

En España, Me Gusta Escribir, funciona como red social para escritores desde la que ofrecen servicios de autopublicación (diseño, revisión ortotipográfica, promoción y marketing).

En la encuesta que acompaña al estudio de Dosdoce, un 11% de los profesionales del sector afirman que utilizarán este modelo de negocio en los próximos tres años. Estamos ante un modelo de negocio que muestra un gran dinamismo y al que las previsiones otorgan un recorrido muy prometedor”, señalan en Dosdoce.

4. “Paga lo que quieras”

Un modelo arriesgado, sin duda, equivalente a lo que tradicionalmente se ha conocido como hacer una donación o “dar la voluntad”. Quizá incluso te has beneficiado de él si has te has apuntado a algunos de los tours turísticos a pie de Sandemans New Europe, que da este servicio en 18 ciudades de Europa y Oriente Medio.

Otros ámbitos culturales lo han adoptado ya, como algunos museos de Nueva York (entre ellos el Metropolitan Museum of Art o el Museo de Historia Natural), que ofrecen “entrada liberada” a ciertas horas durante las cuales los usuarios tienen libre acceso y pagan lo que deseen.

En la librería digital Openbooks, los lectores pueden leer online una amplia selección de sus libros, y pagar después según su criterio. Openbooks muestra un precio de referencia o valor de mercado, pero quien decide es el usuario. Precisamente sus detractores opinan que beneficia mucho al cliente y no tanto al autor. Para sus defensores la posibilidad de fijar el precio otorga un valor más auténtico, el que los lectores atribuyen a las obras que leen.

En España, lo más parecido es Lektu que, además de la venta tradicional de libros con precio fijo, plantea al usuario diferentes modelos de transacción: “Paga si te gusta” o “Pago social” (hacerte fan o postear algo en Facebook o Twitter sobre el libro para poder realizar la descarga).

5. Freemium-Premium

Muy popular y extendido en sectores diferentes, en este modelo una parte básica del servicio o producto se ofrece gratuitamente, mientras que los clientes que desean el servicio avanzado o premium deben pagar por él. Así, por ejemplo, pagarán por obtener más funcionalidades, más tiempo de uso, más capacidad, o librarse de los anuncios. Lo usan Spotify, Skype o Dropbox.

Los editores de libros de texto norteamericanos Flat World Knowledge dan la opción a los estudiantes de leer el libro de texto gratis de manera online, y cobran cierta cantidad por la impresión bajo demanda (POD) por la compra del formato digital. Nubico, Skoobe o 24Symbols también se enmarcarían en este modelo.

El sector editorial, una de las principales ramas de la industria creativa, está innovando, tal como dice el estudio de Dosdoce, a través de

“muchas iniciativas a las que les hemos seguido la pista durante estos años y que han ido construyendo cimientos sólidos, experimentando con diferentes modelos, cambiando estrategias, buscando alianzas…y que hoy en día se puede decir que están comenzando a consolidar su negocio”

Repensadores es la primera empresa española especializada en repensamiento. Tras una larga experiencia profesional de más de 15 años en creatividad e innovación, ayudamos a REPENSAR productos, servicios, organizaciones públicas y privadas, procesos, territorios y trayectorias profesionales. Si tienes un proyecto de la industria editorial y crees que necesitas repensarlo, pídenos información en el email info@repensadores.es, y podremos ayudarte. ¿Hablamos?

Ilustración: Elaboración propia a partir de The Noun Project / Eugene Dobrik

 

Comparte!