Las técnicas de creatividad están muy presentes en este blog (es que va de creatividad, claro), pero echando la vista atrás nos hemos dado cuenta de que quizá hayamos empezado la casa por el tejado. Hemos explicado (aunque sea de manera sucinta) cómo practicar con algunas de ellas, sin pasar antes por una cuestión clave, básica: ¿para qué sirven las técnicas de creatividad y para qué no en innovación empresarial?

para qué sirven las técnicas de creatividad

El filósofo y ensayista español Ortega y Gasset dijo una frase que encierra una gran verdad:

“La técnica es el esfuerzo para ahorrar esfuerzo”

En una definición más tradicional, una técnica es un conjunto de conocimientos y actuaciones sistematizadas que nos hacen la vida más cómoda. En creatividad, también: es un proceso o esquema de intervención que nos ayudará a que surjan las ideas, quizá con menos esfuerzo, y con mejores y más rápidos resultados que si lo dejáramos al azar.

Las técnicas y, especialmente algunas como el brainstorming, sin duda la más conocida, han servido para popularizar el desarrollo de la creatividad. Pero no podemos limitar el trabajo de la creatividad a las técnicas de creatividad. Hemos de entenderlas como lo que son: herramientas que nos facilitan el trabajo creativo, sobre todo cuando lo practicamos en grupo.

Fundamentalmente nacen para que las personas que necesitan generar ideas originales y especialmente los profesionales que precisan con frecuencia generar ideas, como publicitarios o ingenieros, puedan think out the box, es decir, pensar fuera de la caja, entendiendo la caja como la mente cuadriculada. Las técnicas buscan activar de forma intencionada la mente exploratoria que busca posibilidades.

Tampoco hay que dejarse apabullar por los cientos de técnicas de creatividad que existen. No se trata de aprender todas. Se trata de ejercitar y dominar unas pocas. Cuanto más las controlemos, más partido podremos sacar de ellas.

Las técnicas de creatividad valen para ayudar a nuestro cerebro a pensar de forma diferente y buscar múltiples respuestas a la hora de abordar un problema.

Para qué sirven las técnicas de creatividad
  • El trabajo en grupo.
  • Cuando necesitamos generar muchas ideas en poco tiempo.
  • Para familiarizarnos con un método de trabajo que es positivo para activar el pensamiento divergente.
  • Para habituarnos a combinar el pensamiento convergente y divergente en la producción de ideas o la resolución de problemas.
  • Las técnicas nos facilitan diferir el juicio. Es decir, no evaluar las ideas mientras que las estamos produciendo.
  • Pasar por las distintas fases del proceso creativo.

Cuando trabajamos en grupo lo ideal es que exista una persona que dirija el grupo, al que llamamos facilitador. La existencia del facilitador permite que cuando hay varias personas produciendo ideas quien asume este rol les ayude a definir el foco creativo, les acompañe en las distintas fases del proceso y medie en la gestión de los conflictos.

Para qué no valen las técnicas de creatividad
  • Un error frecuente es pensar que de una sesión en la que se emplean técnicas de creatividad ya tienen que salir las ideas con aplicación real. Eso suele generar mucha frustración en determinadas empresas que identifican la técnica como el proceso creativo.
  • Para el trabajo individual no todas las técnicas valen. Hay que seleccionar cuales son aplicables. Lo ideal es dominar las fases del proceso creativo.
  • El grupo que trabaja por primera vez en una sesión con técnicas de creatividad ha de tener paciencia, ya que cuanto más practique, más habilidad y mejores resultados obtendrá.
  • Se puede generar creatividad sin necesidad de técnicas, pero las técnicas nos ayudan en los momentos de más bloqueo.
  • Para el trabajo con grupos de más de siete personas es muy recomendable que sea dirigido por personas que dominen con bastante fluidez las técnicas.
  • En grupos muy amplios, de 50 personas o más, es mejor distribuirlos en subgrupos si queremos trabajar la creatividad. Para equipos de mayor tamaño también es interesante pensar en plataformas de ideas online.

Es difícil encontrar una actividad humana a la que no pueda aplicarse la creatividad y sus técnicas, pero en el caso de la empresa o la innovación sirven especialmente para:

  • Adoptar un nuevo enfoque al considerar un problema.
  • Crear un nuevo producto o servicio.
  • Encontrar nuevos usos para productos o materiales existentes.
  • Mejorar las cosas o los procesos actuales.
  • Inventar o redefinir un concepto.

El espíritu crítico del creativo ha de aplicarse también a las propias técnicas. Cuando damos los primeros pasos o estamos aprendiendo, recurrir o tomar prestadas estas herramientas es lo normal, pero si admites un consejo, conviene disponer de técnicas o recursos propios, perfectamente adaptadas a las necesidades que tengamos en nuestra actividad.

Sobre Repensadores

Repensadores te ayuda a repensar productos, servicios, organizaciones públicas y privadas, procesos, territorios y trayectorias profesionales, pudiendo también participar en procesos de ideación, creación e innovación. También estamos especializados en la puesta en marcha y coordinación de los proyectos de repensamiento y creatividad empresarial, acompañando al cliente desde el origen de la idea.

Para solicitar más información, envíanos un email a info@repensadores

Y si este artículo te ha parecido interesante, ¡No te olvides de compartir! ¡Gracias!

 

Comparte!