Si tu empresa o lugar de trabajo es una fábrica de ideas, este post te aburrirá, así que te recomendamos que vayas a otros de los muchos que hemos escrito hasta ahora en este blog.

Pero si tienes la sensación de que en tu organización no se cuestiona el status quo, de que tus colaboradores no logran inspirarse o de que sólo eres tú quien tiene ideas valiosas, puede que aquí encuentres la razón y también parte de la solución.

Lograr una atmósfera creativa donde florezcan nuevas ideas, donde se expresen con libertad y de forma rápida, dará a tu empresa una ventaja competitiva. Y se puede conseguir. Se puede convertir a un detractor en un innovador.

convertir a un detractor en un innovador

Pero es verdad que existe una negatividad arraigada en todos nosotros que puede llegar a sofocar un montón de ideas. Nuestro código genético, en general, está diseñado para desalentarnos de probar cosas completamente nuevas. Somos descendientes de unos humanos con un fuerte instinto de conservación que les sirvió para sobrevivir en un entorno muy peligroso.

El genial Groucho Marx ya ironizó con muchísimo humor, pero también muchísima razón, sobre este asunto en su película “Plumas de caballo” (1932), como puedes ver a continuación:

 

Pero en el mundo actual, donde la innovación o los más innovadores son los que gobernarán el mundo, esta respuesta ya no es tan útil. Y hay que buscar otra. De todo esto trata el libro “Outsmart Your Instincts: How the Behavioral Innovation Approach Drives Your Company Forward” (Adam Hansen, Ed Harrington y Beth Storz).

En este blog te proponemos muchas fórmulas para sacar toda esa creatividad que llevamos dentro frente a ese temor a lo innovador. Y hoy, siguiendo las propuestas de Harrington, Hansen y Storz, empezamos por tres trucos muy fáciles que cualquier puede aplicar. Tres formas súper fáciles de convertir a un detractor en innovador.

#1. Cambia los “Sí, pero…” por “Sí, y…”

Algo tan sencillo y fácil de poner en práctica como dejar de emplear de manera intencionada y consciente la expresión “Sí, pero…” produce un efecto positivo en tu interlocutor o interlocutores. El “Sí, pero…” es un tipo de comentario que provoca la inhibición de cualquier idea innovadora en un grupo. Por el contrario, si en su lugar utilizas “Sí, y…”, estarás enfatizando el hecho de que estás a favor de la idea o sugerencia, y también invitando a una mayor participación dentro del grupo. Es una forma de expresarse que anima a las personas a responder con nuevas ideas, lo que contribuye a una ideación más productiva, sin perder de vista que esas propuestas no tienen que ser perfectas al comienzo.

#2. Haz una lista de aquello en lo que estás a favor y de aquello que te gustaría

Otro sencillo “ardid”. Cuando alguien propone una idea o tú mismo estás pensando en alguna propuesta, haz una lista de aquellos aspectos que son interesantes o prometedores (aquello en lo que estás a favor), esos puntos que indican que existe un potencial. No te preocupes aún por si la idea plantea problemas. Céntrate mejor en lo que tiene de bueno. Al lado de esta relación, escribe otra con aquello que desearías mejorar respecto a esa idea. No es un inventario de inconvenientes, sino cuestiones que pueden requerir la solución de problemas. Al redactar esta lista, usa expresiones del tipo “Cómo podríamos…” o “Me gustaría que…”. Y, por último, a partir de estos deseos, trata de generar soluciones. Este método te ayudará a optimizar la idea original.

#3. Sé humilde y honesto

Nadie tiene un cuadro completo de la situación. Un pronunciamiento negativo actúa como un “asesino” de ideas cuando un grupo está tratando de generar ideas. Además de ser contraproducente, es una muestra de arrogancia por nuestra parte. Siempre es posible extraer valor incluso de las ideas más extravagantes si se le dedican la consideración apropiada. Deja que la humildad te permita ser más lúdico en el proceso creativo para sacar el máximo de cada idea.

 

Sobre Repensadores

Repensadores te presta apoyo para repensar productos, servicios, organizaciones públicas y privadas, procesos, territorios y trayectorias profesionales, pudiendo también participar en procesos de ideación, creación e innovación. Estamos especializados en la puesta en marcha y coordinación de los proyectos de repensamiento y creatividad empresarial, acompañando al cliente desde el origen de la idea.

Para solicitar más información, envíanos un email a info@repensadores


Ilustración: elaboración propia a partir de Flickr / Delphine Gimbert (CC BY-NC-SA 2.0).

 

Comparte!