¿Se puede ser emprendedor al 10%? ¿O al 25%? ¿Puede uno montar su empresa sin renunciar a un trabajo en nómina? Ser emprendedor a tiempo parcial en lugar de dedicarse de lleno a un negocio propio es una opción que empieza a ser más frecuente de lo que parece.

emprendedor a tiempo parcial

El inversor Patrick J. McGinnis está convencido de que se puede ser emprendedor a tiempo parcial, hasta el punto de que ha dedicado un libro completo al tema “The 10% Entrepreneur. Live Your Startup Dream Without Quitting Your Day Job”. En su blog hay entrevistas a emprendedores de este tipo que explican sus experiencias.

No es un fenómeno tan extraño, ya que los cambios en el mercado de trabajo y la aparición de nuevas fórmulas para hacerlo compatible han facilitado que ocurra con más frecuencia esta combinación de emprendimiento y empleo.

Los trabajos de por vida empiezan a ser cosa del pasado y son sustituidos por otros mecanismos de empleo. Hay más trabajos a tiempo parcial. Vemos jubilados que dedican algunos días semanales a alguna actividad lucrativa. Surgen emprendedores que lo son un tiempo y luego pasan a ser contratados por una empresa para luego volver a ser autónomos. Los emprendedores en red trabajan juntos de forma regular sin que exista entre ellos una relación laboral de empleado/empresa. Y la movilidad, la tecnología y la conectividad nos permiten trabajar casi desde cualquier lugar.

Para muchas personas, dejar un empleo (y su sueldo) para empezar su propio negocio es una decisión difícil de tomar. En cambio, simultanear ambos, ser emprendedor híbrido o a tiempo parcial, puede convertirse en un puente para pasar de un estado a otro con menos riesgo.

Otros emprendedores a tiempo parcial, simplemente ven en este formato una fórmula de desarrollo personal, de crecimiento. No aspiran a ser emprendedores full time, sino que tratan de dar rienda suelta a otra faceta de sí mismos al tiempo que, quizá, obtienen unos ingresos extra.

Las razones de optar por ser un emprendedor a tiempo parcial (al que la literatura académica se refiere también como emprendedor híbrido) son varias, según el estudio “They are not yet seen… but… Hybrid Entrepreneurship emerging in a changing society”, de la Universidad de Ciencias Aplicadas de La Haya:

  • Aprender y rodar antes de embarcarse en la aventura emprendedora a tiempo complete.
  • Continuar disponiendo de ingresos regulares de forma temporal o permanente.
  • Como fórmula para obtener ingresos extra.
  • Como paso intermedio pasa salir del desempleo y no depender de las ayudas sociales.
  • Por la independencia, creatividad y libertad que da, logrando así un desarrollo personal.
  • Como estilo de vida, para combinar trabajo u otras actividades con el autoempleo sin la aspiración de comprometerse al 100%.

Es muy popular el ejemplo de Steve Wozniak, que creó Apple mientras trabajaba en Hewlett-Packard.

Pero no todo el mundo está de acuerdo. Emprendedores como Tomás Santoro defienden que

“Y para montar algo grande hay que estar al 100%, pero de verdad.  Y no sólo lo pienso yo, también lo piensan otros emprendedores que han llegado a la isla del tesoro, entre ellos Francois Derbaix, cofundador de Bewa7er, Aplazame, Soysuper, Rentalia y Toprural, e inversor en otras tantas, al que conozco y admiro desde sus inicios”

O autores como Manuel Bermejo, empresario y profesor del IE Business School que en “Gente emprendedora, gente de calidad”, argumenta que

“No se puede ser emprendedor a tiempo parcial (…) No se puede emprender sin una perspectiva vitalista, racial, optimista, positiva, enérgica, arrebatadora, entusiasta, ilusionante, trasgresora, rompedora, audaz, alegre, esperanzada, positiva…”

Cada uno debe buscar y encontrar la fórmula que mejor encaje en sus circunstancias, sin dogmatismos. Y ser consciente de que emprender a tiempo parcial plantea algunos peligros a los que será necesario enfrentarse:

  • Mantener el equilibrio: mientras impulsas tu nueva idea, tendrás que seguir trabajando en tu empleo, lo que implica que probablemente tengas que dedicar parte de tu tiempo de ocio a la nueva empresa. Equilibrar ambas cosas, sin dañar tu vida personal, será una tarea delicada.
  • Ser paciente: si cualquier emprendedor ha de aprender a ser paciente, un emprendedor híbrido lo ha de ser más. Todo irá más despacio en su caso, porque no puede dedicarte íntegramente a sacar adelante su idea.
  • No perder el ritmo: el hecho de recurrir a tu paciencia no puede hacerte avanzar demasiado lentamente. Emprender, aunque sea a tiempo parcial, requiere actuar con agilidad y prontitud.
  • Perder la motivación: esa misma lentitud a la que aludíamos puede afectar a tu motivación. No te desanimes.
  • No tener un plan de transición. No es obligatorio dejar tu antiguo puesto de trabajo, pero si tu ambición es ser emprendedor a tiempo completo, diseña un plan para llegar a esa meta. Escríbelo y ve ejecutándolo.
  • Falta de apoyo inversor. Si tu idea requiere financiación interna, ten en cuenta que algunos inversores no ven con buenos ojos a los emprendedores a tiempo parcial. Creen que no lo darán todo.
  • Prestar atención a las incompatibilidades. Aunque parezca obvio, es recomendable consultar previamente si tu empleo actual es compatible con otra actividad desde el punto de vista legal.
  • Los socios ayudan. Buscar un compañero de viaje para esta aventura puede ayudarte a sobrellevar mejor la doble actividad, porque las tareas y responsabilidades podrán repartirse.

Sobre Repensadores

Repensadores te presta apoyo para repensar productos, servicios, organizaciones públicas y privadas, procesos, territorios y trayectorias profesionales, pudiendo también participar en procesos de ideación, creación e innovación. Estamos especializados en la puesta en marcha y coordinación de los proyectos de repensamiento y creatividad empresarial, acompañando al cliente desde el origen de la idea.

Para solicitar más información, envíanos un email a info@repensadores

Ilustración: elaboración propia a partir Flickr / Thomas Hack

 

Comparte!