En diseño, el espacio en blanco es una poderosa herramienta que mejora la legibilidad e incluso permite establecer una correcta lectura visual del resultado final. Es un espacio necesario para mantener el equilibrio y el orden del diseño. En creatividad ocurre algo similar: también se necesitan espacios en blanco.

“No hacer nada, real y verdaderamente nada, conduce a un mejor funcionamiento cerebral”

espacios en blanco para la creatividad

Necesitamos espacios en blanco en nuestras rutinas diarias, igual que en el diseño, porque el concepto implica algo: si nuestras vidas están sobre saturadas o híperocupadas, no podemos concentrarnos adecuadamente en nada. Es más, esta forma de trabajar, al final acaba por reducir nuestra habilidad para pensar creativamente.

Frente a la idea de que se es más productivo trabajando más días y horas, surgen investigadores como el neurocientífico Andrew J. Smart (“El arte y la ciencia de no hacer nada”) que se centran en los efectos negativos que trae la excesiva carga de trabajo, puesto que generan una sociedad más estresada y menos creativa.

Basado en sus investigaciones, Smart defiende la necesidad de dedicar, al menos, dos horas al día a hacer absolutamente nada. Y tiene una explicación:

“Cuando holgazaneamos se establece una red amplia e inmensa en el cerebro que empieza a enviar y recibir información entre las regiones que la constituyen. Es como las mariposas: salen a jugar cuando hay quietud y silencio, pero ante cualquier movimiento abrupto se esfuman”

Así, con el ritmo actual de hiperactividad y multitarea,

“Al cerebro no le queda tiempo disponible para establecer nuevas conexiones entre cuestiones en apariencia inconexas, identificar patrones y elaborar nuevas ideas: en otras palabras, no le queda tiempo para ser creativo”

Él mismo Smart explica que

“Cuando tengo un momento en el que no he de hacer nada, intento detener la urgencia de encontrar algo que hacer”

 

“Intento sentarme hasta que me interrumpen. Te sorprendería el beneficio de robar breves momentos a lo largo del día para desconectar. Una vez manejes esos pequeños momentos de desconexión, puedes construir gradualmente una tolerancia a los períodos mayores”

Smart cuenta en su libro que existe una razón científica que explica su teoría. El cerebro tiene una “red de estado de reposo” (RSN) o “red neural por defecto” (DMN), que se activa en los ratos de ocio. Cuando el cerebro no está concentrado en hacer una tarea específica, esta red RSN se pone a trabajar. Y esa red, según Smart, es la que da sustento a la creatividad.

La escasez de tiempo es como la criptonita de la creatividad. Si queremos crear un entorno que nutra la innovación y la imaginación, tenemos que poner un contrapunto tranquilo a nuestro frenético ritmo diario.

Esos pequeños momentos o “espacios en blanco”, en los que tenemos tiempo para parar y reflexionar, o ir a dar un paseo, o simplemente respirar a fondo unos pocos minutos, son los que nos dan equilibrio y creatividad.

Ahora, piensa qué espacios en blanco puedes introducir en tu rutina diaria. Eso significa que no podrás consultar el móvil, ni tus redes sociales, así que un primer prototipo de espacio en blanco puede ser alejarte del teléfono y el ordenador.

Los “espacios en blanco” serán diferentes para cada persona, pero si te cuesta imaginar cómo son, te proponemos algunos ejemplos:

  • Sentarse en silencio y dejar que el pensamiento vuele.
  • Dibujar libremente sin un objetivo concreto.
  • Dar una vuelta alrededor del edificio donde vives o trabajas.
  • Practicar un ejercicio físico sencillo.
  • Mirar a la gente pasar
  • Meditar
  • Jugar
  • ¿Cuál nos sugieres tú?

“No hacer nada, real y verdaderamente nada, conduce a un mejor funcionamiento cerebral”

 

Sobre Repensadores

Repensadores te presta apoyo para repensar productos, servicios, organizaciones públicas y privadas, procesos, territorios y trayectorias profesionales, pudiendo también participar en procesos de ideación, creación e innovación. Estamos especializados en la puesta en marcha y coordinación de los proyectos de repensamiento y creatividad empresarial, acompañando al cliente desde el origen de la idea.

Para solicitar más información, envíanos un email a info@repensadores o llámanos al +34 669 579 869

Ilustración: elaboración propia a partir de The Npun Project / Alex

 

Comparte!