¿Consultas o enriqueces?

Innovacion y creatividad Blog sobre innovacion, creatividad y emprendiemiento

 

Hace poco leí un artículo que me hizo reflexionar sobre mi vida profesional, el articulo se llamaba “ El consultor también es emprendedor” dónde me emplazaba a hacer una introspectiva de lo que era yo como consultor y si era realmente emprendedor.

Todavía recuerdo cuando hace más de 2 años mi sobrina Laura vino un día y me preguntó a que me dedicaba, estaban aprendiendo las profesiones en el colegio y tenía que preguntar a su familia que hacía. Ese momento fue chocante, como le contaba yo a una niña de 4 años que es lo que hacía en mi trabajo si me costaba explicárselo a una persona adulta imaginaros a una niña.

Después de unos eternos segundos de meditación, se me ocurrió la respuesta, le dije: “Laura, mi trabajo es como el de un doctor, voy a las empresas que están malitas y les doy un medicamento para que se pongan buenas”, la respuesta de Laura fue clara. “Tío y ¿dónde tienes la bata blanca?”. Después de esa respuesta que me dejó un poco cortado, decidí ahondar realmente en que es lo que hacía y estas fueron mis reflexiones:

  1. Analizo cual es la problemática existente cuando me presentan el problema. Son muchas las metodologías de análisis existentes: Análisis DAFO, Análisis PEST, Diamante de Porter, 5 fuerzas, etc.
  2. Doy mi aportación de valor en cuanto a la mejor forma de resolver el problema, investigando cual es la mejor práctica en el mercado o bien internamente. Los benchmarking externos son una herramienta muy potente aunque muchas veces complicadas de gestionar, pero recuerda que estos no dejan de ser una referencia no son dogma de fe.
  3. Propongo acciones de mejora a realizar y las temporalizo para que no se pierdan en el tiempo. Realizar una planificación temporal con un cronograma detallado con responsables identificados de cada una de las acciones establecidas te ayudará
  4. Hago seguimiento de las acciones propuesta proponiendo acciones correctivas que hagan que realmente se cumplan las acciones que hemos propuesto. El cronograma que has hecho antes es una buena herramienta para tenerlo todo controlado.
  5. Formo a todo el personal necesario en mi especialidad para que mi conocimiento sea transferido a la persona encargada de llevar el proyecto. Dejar guías, procedimientos, procesos o presentaciones de cómo funcionan las cosas siempre ayuda en la transición.
  6. Siempre estoy dispuesto, aun cuando acabe el proyecto, a que me contacten para solventar dudas que les pueda asaltar. La flexibilidad y adaptabilidad son básicas para que puedas ser reconocido como un buen profesional.

Si lo pensáis, estas acciones son las que un emprendedor debería de tener en su “mesilla de noche” para que su negocio funcione, por eso creo firmemente que cualquiera de vosotros puede ser o es un consultor y emprendedor nato si consigue seguir al menos alguna de estas reflexiones que os aporto, aunque no son las únicas pero son las que a mí me han funcionado. tuningafull.1blogs.es

Suena a consultor, si es así pido disculpas, pero es lo que soy, aun así creo que estos consejos os podrá servir a la hora de enfrentaros en la vida a un problema profesional o personal y por lo menos tener todo lo más atado posible.

 

 

¿Consultas o enriqueces?

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://hrlab.esconsultas-o-enriqueces
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail bitelchux@yahoo.es y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20