Desaprender y repensar

Innovacion y creatividad Blog sobre innovacion, creatividad y emprendiemiento

 

Podemos entender el término desaprender como “olvidar lo que se había aprendido”.

La resistencia a este concepto puede ser el origen de muchos quebraderos de cabeza. Olvidar lo que hemos aprendido a lo largo de los años o “lo que hemos hecho siempre” y cambiar nuestra forma de pensar o la cultura de una organización es muy complicado. Pero presenciamos un momento en el que estar dispuesto a replantear los modelos, actitudes y prácticas que realizamos, es lo que va a determinar que sigamos activos hoy y seamos más fuertes mañana.

Desaprender y repensar

En este sentido, podemos poner un ejemplo de algo que suele preocupar bastante y de lo que se habla mucho, pero no se actúa lo suficiente:

La OCDE volvió hace poco a situar a España como uno de los países donde más tiempo se pasa en el trabajo, pero menos se produce. ¿Es esto exactamente así? Lo cierto es que sí, no porque simplemente se produzca menos, sino porque la producción es similar a la de otros países como Suecia, Finlandia o Dinamarca (según datos del eurostat) pero como consecuencia de trabajar más horas.

Un programa de humor de la televisión sueca, Svenska ögon (La mirada sueca), ha parodiado hace unos días el modo de trabajar en nuestro país. ¿Por qué nos ven así? ¿Refleja la realidad? ¿Es el número de horas? ¿Qué sea uno de los pocos países de Europa con jornada partida? ¿El rechazo hacía el teletrabajo?…

Que la productividad en España por número de horas no se equipare al resto de la UE quizás sea precisamente por el número de horas invertidas (y su distribución). Pienso que la jornada laboral no necesariamente tiene por qué ser regular siempre, puede que hoy realmente necesites 9 horas de trabajo y mañana sólo 4. ¿Por qué normalmente son 8 horas al día durante 5 días a la semana? Pues simplemente porque “es lo que hemos hecho siempre”. Nos hemos adaptado a eso, pero si en lugar de 8 horas nos dijesen que tenemos que sacar el trabajo diario en 7 horas, con 30 minutos para comer, lo haríamos también. Simplemente nos buscaríamos la vida para optimizar el tiempo y ser más productivos.

Y no entro a valorar que esté ni bien ni mal, cada empresa debería estudiar su situación, sino que independientemente del horario establecido, lo verdaderamente importante es hacer tu trabajo y hacerlo bien (evidentemente también implica hacerlo en tiempo). Es algo que puede resultar obvio, pero muchas veces parece pasar a un segundo plano y preocupar más el simple hecho de estar presente. Se trata de cumplir y obtener resultados, no de acumular horas.

Me ha sorprendido en alguna ocasión declaraciones de personas comentando que para salir de la situación actual tenemos que trabajar todos más horas, cuando realmente el problema está en otros factores como la confianza, la motivación, la flexibilidad y la productividad, que por cierto, van todos de la mano.

Algunas de estas cuestiones relacionadas con el cambio de perspectiva en el ámbito laboral suelen generar bastante incertidumbre y rechazo, pero se debe ser consciente de lo que pasa a nuestro alrededor, empezar a tener una visión más positiva sobre el presente y el futuro, dejar de oponerse a todo sistemáticamente y ofrecer otras vías alternativas de solución cuando algo no marcha bien.

Tenemos que tener presente que otros modelos de organización pueden ser totalmente válidos, estar abiertos a pensar que las cosas se pueden hacer de distinta forma a la que estamos acostumbrados y funcionar perfectamente o incluso mejorar los resultados.

En definitiva, estar dispuestos a desaprender y repensar para crear nuevos caminos hacia el éxito.

Top 20