El Empresario Social como Modelo de Negocio

Innovacion y creatividad Blog sobre innovacion, creatividad y emprendiemiento

 

Las declaraciones del supuesto “trader” A. Rastani en una reciente entrevista concedida a la BBC han levantado una gran polvareda en las redes sociales. Y como era de suponer, las respuestas a declaraciones tan impactantes como que “los ahorros de millones de personas se evaporarán en un plazo menor a un año”, no se han hecho esperar.

Sin entrar a valorar si Rastani es un gurú o un lunático, lo cierto es que algo está pasando, aunque no nos pongamos de acuerdo en cómo llamarlo. Algunos hablan de cambio de ciclo (en términos económicos), otros lo califican de nueva época (en términos sociales) e incluso hay quien habla del fin de la democracia (en términos políticos). Qué nos deparará el futuro, nadie lo sabe, pero dentro de esta gran variedad de vaticinios que inundan la Red (incluido el de Rastani), muchos de ellos coinciden en un mensaje similar que, de manera muy resumida, viene a decir que vayamos aprendiendo a adaptarnos a una situación que seguramente nada tendrá que ver con la que conocemos actualmente. O como dirían otros, aprender a desaprender, aunque parezca paradójico.

Dentro de este panorama de incertidumbre donde movimientos prometedores de cambio como el de los “indignados” parecen haberse desinflado, está emergiendo con fuerza una corriente que creo puede arrojar algo de luz a la oscuridad actual, me refiero al concepto de Empresa Social.

Una Empresa Social (no confundir con una ONG), en un sentido muy amplio, es un negocio con objetivos principalmente sociales, cuyos componentes esenciales son la respuesta a los fallos del mercado, la innovación transformadora y la sostenibilidad financiera llevados a áreas como la educación, la salud, la cultura, el medioambiente, la igualdad de género, el desarrollo rural, etc.

El Empresariado Social posee un programa caracterizado, de manera muy resumida, por una misión formulada para crear y sostener valor social, un compromiso con la innovación, la adaptación y el aprendizaje, la búsqueda de nuevas oportunidades de cambio activando la participación y colaboración de los ciudadanos y la profesionalización de sus estructuras. Naves Espaciales Famosas Ciencia Ficcion

Se trata de un fenómeno del que creo se pueden extraer algunas “buenas prácticas”. Resulta muy interesante por su conexión con temas de nuestro día a día, quizás más cercanos a las emociones y a lo intangible, pero que son 100% reales. David Bornstein, autor de Cómo cambiar el mundo: Empresarios sociales y el poder de las ideas, afirma que las cualidades más importantes del Emprendedor Social son la empatía, el compromiso, la capacidad de colaborar activamente con los demás y la convicción obstinada de que es posible conseguir un cambio, y que si algo les caracteriza es que están utilizando un modelo de negocio “distinto” para alcanzar sus objetivos. También defiende que una de las cosas que les impide alcanzar todo su potencial es la dificultad de contratar y retener personas con gran talento, gente con la confianza, el liderazgo, la habilidad y el deseo de resolver los problemas que ven en su entorno inmediato. Estos argumentos refuerzan, entre otras muchas cosas, la idea de que para generar beneficios a largo plazo es necesario gestionar personas con diferentes talentos y habilidades, y además hacerlo bien, y que para conseguirlo resulta de gran ayuda un buen modelo que permita convertir las ideas en realidad.

Una de las principales cuestiones que hace sentirse feliz a la gente es hacer un trabajo que conlleve un cierto desafío y que sea significativo. Conseguir un tejido empresarial sólido y sostenible que permita reactivar el empleo no se obtiene por casualidad ni improvisando, dependerá en cierta medida de cuestiones tales como fomentar la educación del espíritu emprendedor y generar un entorno favorable para que se desarrollen. Y el Empresariado Social como modelo de negocio creo que puede ser una vía útil para alcanzar estas metas.

Bill Gates, Steve Jobs o Muhammad Yunus (fundador del banco Grameen) son algunos de los ejemplos más importantes y llamativos, pero el desafío, tal y como afirma David Bornstein, es que se necesitan muchas manos trabajando juntas para producir un cambio significativo.

¿Es posible cambiar o desaprender? ¿Estamos dispuestos a hacerlo? ¿Se dan las condiciones necesarias para ello? ¿Creéis que este modelo puede aportar a la gestión de personas ideas interesantes y fomentar el cambio?

El Empresario Social como Modelo de Negocio

Top 20