El futuro de la compensación en la Administración Pública

Innovacion y creatividad Blog sobre innovacion, creatividad y emprendiemiento

 

 

En el mes de Noviembre de 2010 ya escribí un artículo -junto con Santiago Rangel- titulado “Retribucíón Flexible: ¿el futuro de la administración pública?” publicado en la revista Observatorio de recursos humanos y relaciones laborales dónde abordamos la necesidad de abrir un debate sobre la Retribución Flexible como sistema retributivo óptimo para el sector público, al igual que ya está funcionando en la empresa privada. Aún más si cabe en estos momentos en los que la Administración Pública está acuciada por la reducción de gastos y costes salariales y por la necesidad de modernización, esta nueva fórmula, permitiría mejorar la eficiencia del sistema retributivo público.

La retribución flexible es un sistema retributivo que ofrece la posibilidad de redistribuir la compensación total del empleado para que adapte su remuneración en función de sus necesidades. El empleado podrá cambiar parte de su retribución monetaria por productos o servicios que tienen ventaja fiscal y por lo tanto esto repercutirá en un aumento de su disponible total.

El concepto de retribución flexible no es nuevo en nuestro país, ya que lleva presente desde hace más de 10 años en la empresa privada.

La introducción de la retribución flexible en la administración pública puede ser el primer paso para una modernización de la remuneración en el ámbito público, persiguiendo 3 grandes objetivos:

  • Objetivo 1 - Estado del bienestar: El legislador ha demostrado que confía en la retribución flexible como motor impulsor para la consecución del tan perseguido bienestar social, y de esta forma podemos encontrar varios productos con una total o parcial exención fiscal, con la clara intención de facilitar el acceso a dichos servicios que contribuyen a nuestro bienestar social y conciliación familiar. Podemos encontrar algunos beneficios como son los seguros de salud para el empleado y sus familiares, el alquiler de vivienda, los vales de guardería o los vales de comida entre otros.Cabe destacar además que la retribución flexible es algo que está en movimiento y que va cambiando y evolucionando con el tiempo. Por ejemplo, recientemente ha entrado en vigor un nuevo beneficio con ventaja fiscal conocido como “cheque-transporte” -que fue impulsado por la famosa ley de Economía Sostenible aprobada en 2010- con el objetivo de fomentar el uso del transporte público y colectivo.Viendo el éxito que están teniendo los sistemas de retribución flexible en España, podría ser factible que se siga ampliando la exención de algunos beneficios, como pueden ser los importes gastados y relacionados con la dependencia, que se podría instrumentar como un “cheque-dependencia”. Más aún si cabe después de los problemas de financiación que está habiendo con la puesta en práctica de esta ley.

  maturewoman.1blogs.es

  • Objetivo 2 – Equiparación de derechos y deberes: Además de conseguir una redistribución de su retribución y de aprovechar las ventajas fiscales existentes para los empleados, podemos encontrar otro punto más favor de la introducción de la retribución flexible en la administración pública. Consiste en igualar de alguna forma los derechos laborales de los trabajadores públicos con el resto de trabajadores por cuenta ajena en este país, consiguiendo llegar a un punto de partida para una futura equiparación de derechos y deberes laborales.La introducción de la retribución flexible puede ser un primer paso junto con otras medidas, en el objetivo de alcanzar una futura homogeneización del mercado laboral en España, consiguiendo de esta forma reducir la diferencia existente entre los trabajados públicos y el resto.  

 

  • Objetivo 3 – Optimización de la política retributiva: La introducción de esta nueva filosofía retributiva en la administración nos permitiría dar un paso adelante en la contención y armonización salarial que tanto están pidiendo a España desde el exterior.La retribución flexible nos permitiría conseguir una optimización retributiva para los funcionarios, consiguiendo además una contención salarial para la administración, que no tiene porque repercutir en pérdida del poder adquisitivo para los empleados públicos.Esto repercutiría de forma positiva en un aumento de nuestra productividad y por lo tanto nos convertiría en un país más competitivo. 

 

Para finalizar me gustaría incidir en que nuestro sistema público necesita modernizarse y sin duda este es el momento idóneo para hacerlo, la administración pública debe adoptar en concordancia con el mercado y las nuevas tendencias laborales un nuevo modelo retributivo acorde al siglo XXI dónde la Retribución Flexible debe estar presente.

El futuro de la compensación en la Administración Pública

Top 20