Una de los principales frenos para innovar no es la falta de creatividad, sino el miedo. Miedo a empezar algo. Miedo a perder algo. Miedo al ridículo, al fracaso, a la incertidumbre. Y disfrazamos el miedo con excusas para no innovar, razones que surgen para aplazar el momento de tomar la decisión de cambiar. Poder superar estos miedos y ser capaces de lanzarnos en una aventura que no sabemos cómo terminará es la quintaesencia de la innovación.

Hoy os traemos 95 excusas para no innovar, 95 argumentos de esos con los que disfrazamos el miedo. Algunos hasta os harán sonreír, pero nos gustaría que los leyerais despacito y con atención, porque seguro que muchos resonaran en vuestra cabeza como conocidos. Y, como se acercan días de descanso, aprovechad para reflexionar cuánto y cómo empleáis estas excusas para no innovar.

excusas para no innovar

95 excusas para no innovar

  1. No tengo tiempo
  2. Es imposible encontrar financiación
  3. Mi jefe nunca dirá ¡A por ello!
  4. Nuestro sector no es de los que innovan
  5. En este momento estoy a tope
  6. No conseguiremos que lo consideren legal
  7. Si fracasamos, pagaremos las consecuencias
  8. Ya sabes que yo no soy creativo
  9. Tengo que hacer malabares con demasiados proyectos
  10. Llevo poco tiempo en la empresa
  11. No soy bueno presentando mis ideas
  12. Nadie, salvo yo, se preocupa de la innovación
  13. Hay demasiada burocracia para hacer algo
  14. A nuestros clientes les gusta lo que les ofrecemos
  15. Nuestra cultura es reacia al riesgo
  16. No tenemos ningún proceso de innovación
  17. No tenemos una cultura de innovación
  18. No me pagan lo suficiente para asumir ese tipo de proyecto
  19. Mi jefe se pondrá todas las medallas
  20. Pondré en peligro mi carrera si no funciona
  21. Ya tengo suficientes dolores de cabeza
  22. No soy bueno en el politiqueo de empresa
  23. Mi vida personal y familiar se verá afectada
  24. No soy lo bastante disciplinado
  25. Es una idea adelantada a su tiempo
  26. No seré capaz de reunir los recursos necesarios
  27. Me robarán la idea
  28. Pasará mucho tiempo antes de obtener resultados
  29. Estamos en crisis
  30. Morirá en un comité
  31. Se burlarán de nosotros
  32. No llegaremos a oídos de la dirección
  33. Si algo funciona, no lo cambies
  34. El concepto es demasiado innovador
  35. No tendré apoyos
  36. No llevo muy bien la ambigüedad
  37. Mi profesión no es creativa
  38. No es buen momento para iniciar un nuevo proyecto
  39. No tengo la personalidad adecuada para ello
  40. Nuestra empresa ya está embarcada en muchos cambios en este momento
  41. No me darán más tiempo para trabajar en la idea
  42. Nada cambia aquí
  43. Todo cambia a gran velocidad, mi cabezas da vueltas
  44. Si tengo éxito, esperarán mucho de mí
  45. Sea cuál sea el éxito que consiga, algún otro lo anulará
  46. No tengo suficiente influencia para conseguir que me sigan
  47. No merece la pena el esfuerzo que exige
  48. Me falta poco para jubilarme
  49. Mis otros proyectos sufrirán retrasos
  50. Eso ya lo hice antes y fracasó
  51. No quiero más quebraderos de cabeza
  52. No tendré tiempo libre para mi familia
  53. Un competidor más hábil se anticipará
  54. Nuestro trabajo en equipo es de chiste
  55. No he hecho nada parecido antes
  56. Nadie me recompensará por el esfuerzo
  57. No nos piden que innovemos
  58. Necesito más información
  59. No es mi trabajo
  60. No tengo la preparación adecuada
  61. Será duro mantener la motivación
  62. No soy bastante inteligente para sacarlo adelante
  63. No quiero acudir a más reuniones
  64. Llevará tiempo ponerse al día
  65. El sistema de procesos saboteará cualquier atisbo de éxito
  66. No tengo habilidades para estudios de viabilidad ni para los negocios
  67. Se acerca el verano
  68. El mercado es muy volátil
  69. Es un lujo que no nos podemos permitir en este momento
  70. Creo que estamos a punto de que vendan la empresa
  71. Trato de simplificar mi vida, no complicarla más
  72. El perro se comió mis deberes
  73. ¡Ayuda! Me han hecho prisionero en una fábrica de galletas chinas de la fortuna
  74. Mi empresa solo quiere sacar sangre de las piedras
  75. Mi empresa no está comprometida con la innovación
  76. No tengo paciencia
  77. No sabría por dónde empezar
  78. Soy demasiado cuadriculado para ese tipo de cosas
  79. Me hago mayor
  80. Llega la primavera
  81. Soy hipoglucémico
  82. Es trabajo del jefe
  83. Cada uno va a su aire
  84. Estoy pensando en abandonar
  85. Las condiciones del mercado no son óptimas
  86. Hemos de centrarnos en el corto plazo
  87. Lo que realmente necesitamos es mayor reducción de costes
  88. Mercurio está en retroceso
  89. Los de informática no lo apoyarán
  90. Quizá el próximo año
  91. Eso es un tema del departamento de I+D
  92. Primero, tenemos que analizar a la competencia
  93. Va contra mi religión
  94. Me da miedo volver a intentarlo
  95. Eso es perder el tiempo ¡pongámonos a trabajar de verdad!

La actitud es determinante para dedicarse a proyectos innovadores: muchos emprendedores y directivos con excelentes ideas de negocio o proyectos para la implementación de la innovación en sus empresas perdieron la ilusión por sus proyectos ante obstáculos que consideran insalvables. Su cabeza se llenó de pensamientos negativos que no lograron transformar y esto aniquiló su creatividad. Al igual que la creatividad es un 1% de inspiración y un 99% de transpiración, una máxima que se atribuye a Picasso, podríamos afirmar que el peso de la actitud en un proyecto de innovación es muy elevado.

Y recordad también que ya os propusimos en un post anterior el ejercicio de autobiografía creativa para vencer ciertas resistencias internas.

Recurso extra:
Os dejamos un vídeo cortito en el que podemos escuchar a Carly Fiorina, ahora el frente de Carly Fiorina Enterprises, hablando sobre cambio y miedo.

Ilustración: Tom Fishburne en tomfishburne.com.

Y si te ha gustado este post ¡compártelo!

Comparte!