España es un país que debe aprender a desarrollar algunos de sus recursos más ricos, como la cultura, y la creatividad que caracterizan a sus habitantes.

Es sorprendente que a un valor tan vinculado a la historia de este país no se le preste la atención que se merece. Si para países de nuestro entorno, como Francia, Reino Unido o Alemania, la cultura es un objetivo estratégico al que se aporta recursos y atención ¿Por qué en España no ocurre lo mismo? Haciendo una reflexión y buscando datos resulta inexplicable que no las prioricemos igual que hacen los países citados.

Para los escépticos, proponemos cinco razones (habría bastantes más) por las que nuestro país debería apostar de forma decidida por la cultura y la creatividad.

cultura y creatividad

# 1. La oportunidad infinita de la economía naranja

El título lo tomamos prestado del libro “La Economía Naranja: una oportunidad infinita”, escrito por Felipe Buitrago, que define la economía naranja como:

“el conjunto de actividades que permiten transformar las ideas creativas en bienes y servicios con alto valor agregado”

Y que, además, según explica en su publicación, editada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID),

“representa una riqueza enorme basada en el talento, la propiedad intelectual, la conectividad y por supuesto, la herencia cultural de nuestra región”

Buitrago dice bien cuando afirma que la economía naranja es una oportunidad infinita, porque, si la concibiéramos como un país, sería la cuarta economía del mundo, ocuparía el noveno lugar como exportador de bienes y servicios, y representaría la cuarta fuerza laboral del planeta. Y son datos de 2013, que ya habrán sido superados con toda probabilidad.

Hablamos, pues, de la aparición de un concepto (que no de la propia actividad cultural y creativa, que es milenaria) que demuestra el gran impacto económico de la creatividad y la cultura en un país.

# 2. La viveza inagotable del español

El español es una lengua vinculada a la creatividad y la cultura. Y la creatividad y la cultura son un medio natural para la difusión de un idioma que es la segunda lengua materna más hablada en el mundo, con más de 472 millones de hispanoparlantes en 21 países.

Su expansión es imparable: para el año 2050 se espera que el 10% de la población mundial se entienda en nuestro idioma.

El español es también la tercera lengua con mayor contenido en Internet que, además, ha despertado el interés de los 21 millones de personas que la estudian como segundo idioma.

El español es la tercera lengua más utilizada en la red, por detrás del inglés y del chino: el 7,9 % de los usuarios de Internet se comunican en español, según datos del Instituto Cervantes.

Un fenómeno en crecimiento: entre 2000 y 2015 el uso del español entre los internautas ha crecido un 1.312%, debido sobre todo a la incorporación de usuarios iberoamericanos. Pensemos que los niveles de penetración de Internet (en torno al 50% de media) en Latinoamérica están aún a gran distancia de Europa (70%) por lo que se prevé una mayor expansión.

En redes sociales como Twitter y Facebook, el español ha adquirido un protagonismo sin precedentes, al convertirse en la segunda lengua más empleada.

El español nos une por razones históricas y culturales con una importante comunidad de países hermanos, y eso tiene impacto en el aspecto económico: la lengua común multiplica por cuatro las exportaciones bilaterales entre los países hispanohablantes.

¿Alguien necesita más datos para asimilar que la pujanza del español es una razón más que suficiente para apostar por el sector cultural y creativo que gira en torno a ella?

# 3. Una imagen vigorosa como país creativo

Desde aquel inolvidable “Spain is different” del entonces ministro Manuel Fraga (1960), las cosas han cambiado mucho, y para bien.

Actualmente, a pesar de aquel demoledor reportaje de The New York Times publicado en 2012 con el título La austeridad y el hambre en España, un valor con el que se identifica a España de forma natural y a nivel mundial es la creatividad, que se manifiesta en diversidad de idiomas, gastronomía, tradiciones…

En el Barómetro de la Imagen de España Resultados (mayo-junio de 2016) del Real Instituto Elcano, España puntúa positivamente en todos los aspectos analizados, pero destacan sus ciudadanos y su producción cultural actual.

cultura y creatividad 2

También en términos de imagen exterior, España es percibida como un país de gente amable (77,3 puntos), creativa (72,9) y cualificada (69,3), según el Informe “Fortalezas de la Marca España”.

En el plano profesional, España ocupa el séptimo puesto del ranking mundial de países más creativos, según The Big One Report, que analiza el trabajo de 1.673 agencias diferentes y 3.853 campañas presentadas en los grandes festivales internacionales.

# 4. El inmenso potencial del turismo creativo y cultural

El auge del interés de la demanda por el turismo cultural es un hecho indiscutible. Al turismo verde (ecológico y de naturaleza), azul (de actividades náuticas), blanco (de nieve y deportes de invierno) y rosa (para la comunidad LGTB), se ha sumado desde hace ya tiempo el turismo naranja, como explica Jordi Tresserras Juan, director del LABPATC Laboratorio de Patrimonio, Creatividad y Turismo Cultural de la Universitat de Barcelona y la Red IBERTUR.

Como destino naranja, España puede convertirse en una potencia en casi todos los nichos posibles: turismo patrimonial, turismo artístico, turismo de festivales, turismo vinculado con las industrias culturales y creativas, turismo artesanal, turismo cinematográfico, turismo idiomático, turismo literario, turismo gastronómico, turismo musical y de baile.

Pese a este potencial impresionante, el país no ha logrado desplegar toda su capacidad de atracción frente a otros destinos culturales líderes como Italia o Francia.

España debe apalancarse en sus innumerables recursos culturales para erigirse en un destino cultural variado, diverso y atractivo, como ya vienen haciendo el Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad para captar este tipo de turismo.

Que el 17,8% del total de viajes realizados en 2015 por ocio, recreo o vacaciones de los residentes en España se hicieron principalmente por motivos culturales, según el Anuario de Estadísticas Culturales 2016, es ya un dato optimista.

Como lo es que en el caso de los extranjeros el porcentaje sea del 12,4%.

cultura y creatividad 5

El margen para crecer es mucho hasta que España pueda ser líder, también, en turismo naranja.

# 5. El dinero y los empleos también son de color naranja

En el “Plan de Fomento de las Industrias Creativas y Culturales 2016” del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte se incluye este cuadro que resume a la perfección las ventajas competitivas que este sector puede aportar a la economía de España.

cultura y creatividad 4

El estudio “Cultural Times. The first global map of cultural and creative industries”, al que ya me he referido en un post anterior, lo deja claro: las industrias creativas y culturales representan el 3% del PIB mundial y sus 29,5 millones de empleos en todo el mundo superan el conjunto de puestos de trabajo de la industria automovilística en Europa, Japón y Estados Unidos (25 millones).

En España, contribuyen con un 3,5% del PIB, dan empleo a 511.800 personas en 107.922 empresas y exportan por valor de 688,6 millones de euros, la mayoría a Europa.

cultura y creatividad 3

Estas cinco razones por las que España debería apostar por la cultura y la creatividad se defienden solas. Son argumentos y datos para entender que tenemos que cultivar e impulsar la creatividad y la cultura en todos los ámbitos (educativo, social, empresarial…), con un compromiso público y también privado.

Ahora sólo faltan una estrategia y un liderazgo de país. Desafortunadamente podemos afirmar que ni la creatividad ni la cultura son estratégicos para ningún partido político en este momento, como hemos constatado en las últimas elecciones generales de 2016.

Por suerte, existen muchos profesionales y organizaciones que con recursos muy limitados siguen trabajando por poner en valor la cultura y la creatividad.

Tenemos una fuente de riqueza que, de tan visible, parece invisible.

Démosle la visibilidad y el respaldo que se merece.

Razones no faltan.

Ilustración: elaboración propia a partir de Unplash / Ashim d Silva (CC0 1.0).

 

Comparte!