No soy una persona creativa. No sé cantar, ni pintar, ni cocinar. No me pidas que aporte nuevas ideas para mejorar lo que sea y, por favor, déjame seguir dentro de la caja en lugar de pensar fuera de ella. Simplemente, es que a mí eso no se me da.

En Repensadores oímos frases así casi a diario. Son afirmaciones que no nos gustan. No podemos estar más en desacuerdo con ellas.

No son más que creencias limitantes. Creencias que nos limitan. Percepciones de la realidad que nos impiden desarrollar nuestra creatividad porque nos hacen asumir que “no estamos hechos para eso”. Y nosotros lo aceptamos sin rechistar.

cuando dices que no eres creativo

Bien es verdad que no ayuda mucho el hecho de que vivamos en una cultura que ha prestigiado, potenciándolo, el pensamiento lógico, analítico, estructurado, planificador, asociado al hemisferio izquierdo del cerebro.

Nos hemos acostumbrado a que el otro hemisferio, el derecho, responsable de la intuición, los sentimientos, la creatividad, quede en barbecho y, al dejar de trabajar con él, no se ejercita, pierde su elasticidad y se va atrofiando. Y cuando queremos echar mano de él, ya está un poco “chuchurrío” y nos sale eso de que “a mí eso no se me da”.

Y las cifras demuestran que esta creencia está más que extendida.

Para ser creativos necesitamos los dos hemisferios. No se trata de enfrentarlos, ni de desarrollar mucho uno de ellos y el otro nada, aunque es verdad que normalmente hemos de practicar más con el derecho, que no se explora tanto en escuelas, empresas…

Cuando dices que no eres creativo, sin querer, estás perpetuando un mito. Un mito que no tiene nada de realidad. Y si no nos crees, pregúntale a tu madre o a tu padre qué hacías cuando eras un crío.

  • ¿Nunca encontraste un uso alternativo para tu tazón de Colacao?
  • ¿No construiste algo con los bloques de Lego u otro mecano sin ajustarte a las reglas o al modelo?
  • ¿No inventaste una forma de escabullirte de tus padres cuando querías que no supieran dónde estabas?
  • ¿Nunca has hecho un juego de palabras?
  • ¿Ni has ideado cómo arreglar un aparato cualquiera?
  • ¿Nunca se te ha ocurrido una idea nueva a partir de la idea de otro?

Seguro que te ha sorprendido respondiendo que sí a alguna de estas preguntas. Pues son formas de expresar creatividad. ¿Sigues pensando que no eres creativo?

Lo bueno es que, como afirman Jeff Dyer, Hal Gregersen y Clayton M. Christensen en un artículo que publicaron en Harvard Business Review (2012), sacudirte esos pensamientos limitantes y absurdos, te hará más creativo:

“But there is good news: You can actually become more creative by changing your mind-set. Anyone can innovate, if they choose to. Disruptive innovators do it by choice, not chance. Their everyday actions swap out an “I’m not creative” mind-set for an “I am creative” one. And then magical (not mystical) things unfold.”

Los tres profesores proponen en el texto un interesante test que puedes plantearte hacer tú mismo o pasarlo a tu equipo, para saber si creencias de este tipo están frenando vuestra creatividad.

Son cinco afirmaciones. ¿Estás de acuerdo con ellas? Si dices no a tres o más de ellas, entonces es que te enfrentas a una barrera interna (yo no soy creativo) que has construido tú mismo o las personas que componen tu equipo:

  • Pensamiento asociativo: Yo resuelvo creativamente problemas difíciles inspirándome en diversas ideas del conocimiento.
  • Preguntas: A menudo hago preguntas que desafían las suposiciones fundamentales de otros.
  • Observación: Capto ideas innovadoras observando directamente cómo las personas interactúan con productos y servicios.
  • Networking de ideas: Hablo con regularidad con un abanico diverso de personas (por ejemplo, con diferentes funciones, de distintos sectores, procedentes de otras áreas geográficas) para encontrar o perfilar nuevas ideas de negocio.
  • Experimentación: Con frecuencia experimento para crear nuevas formas de hacer las cosas.

Y para saltar o derribar esas barreras, te proponemos unos primeros pasos:

#No soy creativo

Lo primero es desterrar esta frase de tu vocabulario y de tu pensamiento. Creer en tu talento creativo es esencial. Recuerda todas esas veces en que has sido creativo, aunque sea en pequeñas cosas, fuera del contexto laboral.

#Aquí no se puede ser creativo

No es fácil, pero puedes salirte de las normas culturales de tu organización y plantear soluciones creativas. Es posible que encuentres algunos aliados que quieran seguir el mismo camino.

#No sé cómo hacerlo

Desarrollar la creatividad es cómo desarrollar cualquier otra habilidad. Tienes que aprender cómo hacerlo y practicarlo con regularidad, como otras disciplinas. La curiosidad es una buena forma de empezar. La creatividad es, sobre todo, una actitud mental que se desarrolla mediante la curiosidad por ver cosas desde perspectivas diferentes y conectar cosas de distintos contextos.

Sobre Repensadores

Repensadores te presta apoyo para repensar productos, servicios, organizaciones públicas y privadas, procesos, territorios y trayectorias profesionales, pudiendo también participar en procesos de ideación, creación e innovación. Estamos especializados en la puesta en marcha y coordinación de los proyectos de repensamiento y creatividad empresarial, acompañando al cliente desde el origen de la idea.

Para solicitar más información, envíanos un email a info@repensadores o llámanos al +34 669 579 869

Ilustración: elaboración propia a partir de Pixabay / OpenClipart-Vectors CC0 Public Domain.

 

Comparte!