Cultura organizacional: valores vivos en la empresa

Innovacion y creatividad Blog sobre innovacion, creatividad y emprendiemiento

 

La cultura organizacional es la esencia de la empresa: define los principios y valores que guiarán al negocio en la consecución de sus objetivos. Aunque ignorado por muchas empresas, la creación de una cultura organizacional es de suma importancia para orientar las acciones de los empleados en su trabajo diario. Los impactos son visibles no solo en el clima organizacional, sino también en los resultados generales del negocio.

En el post de hoy hablaremos un poco más sobre qué es la cultura organizacional y cuál es su verdadera relevancia para la empresa. También le mostraremos algunos ejemplos y los pasos para implementarlo, ¡además de un caso exitoso para inspirarlo! Siga:

¿Qué es la cultura organizacional?

La cultura organizacional es el conjunto de valores que orientan las acciones de una empresa en relación con su desempeño interno y, en consecuencia, externo. Determina la forma en que se organiza y trata una empresa con sus empleados, así como su posicionamiento en el mercado. En otras palabras: es la esencia de un negocio. Es decir, así como cada persona busca vivir de acuerdo con sus principios, se basa en la cultura organizacional que una empresa actúa en el mundo. Los valores que conforman la cultura organizacional de una empresa varían ampliamente según su línea de negocio. Y, sobre todo, con las creencias y creencias personales de sus fundadores y líderes. Pero estos valores no pueden limitarse a personas en posiciones de liderazgo.

Para que una cultura organizacional se convierta realmente en algo real en la empresa, debe ser transmitida y adoptada por todos los empleados. Cabe recordar que los principios explicados a través de la cultura no solo orientan las acciones individuales y colectivas, pero también dictan lo que no es aceptable dentro de la empresa. Por lo tanto, una cultura organizacional consistente y tangible solo existe si los valores predicados realmente impactan en las actitudes de todos los que forman parte de la empresa.

¿Por qué adoptar una cultura organizacional?

La adopción de un modelo de cultura organizacional tiene numerosos beneficios para la empresa a largo plazo. Entre ellos, podemos destacar: Alcanzar metas concretas; Una cultura organizacional bien definida permite establecer metas con más precisión y enfoque. Esto se debe a que, al registrar y formalizar los valores del negocio, se hace más fácil orientar los esfuerzos en la dirección correcta, con menos posibilidades de desvío.

Cuando conocen las bases de la cultura organizacional de la empresa, todos los empleados tendrán más claridad sobre cómo deben actuar para lograr resultados generales e individuales. Esto genera más compromiso y productividad, impactando directamente en los resultados de la empresa.

Atraer y retener talento

La entrada de la generación Y al mercado ha transformado la forma en que se construyen las relaciones laborales. Hoy en día, un trabajo no es solo sinónimo de soporte. Las personas están impulsadas por propósitos y cada vez más quieren tomar sus vidas en la dirección de lo que valoran. Por tanto, desarrollar una cultura organizacional basada en valores es la mejor forma de atraer profesionales que se identifiquen con los principios del negocio.

Es necesario dejarlo muy claro dentro y fuera de la empresa, para que sea posible construir un equipo sólido, consistente y comprometido con los objetivos de la organización. Predecir comportamientos y resultados Conociendo el perfil de los empleados que trabajan en el negocio, es más fácil predecir patrones de comportamiento. Esto nos permite elaborar planes de acción para incentivar lo mejor del equipo y corregir posibles debilidades.

Además, al conocer cómo se comporta todo el equipo en general y cuáles son sus principios profesionales, es posible tener una previsión más fiable de los resultados que el equipo puede entregar.

Impactos positivos en el mundo

Una empresa comprometida con valores como la ética, la colaboración, la educación, el desarrollo humano y la sostenibilidad, por ejemplo, siempre orientará sus acciones hacia metas relacionadas con ellos. Esto tiene una influencia directa en cómo actuará en el mundo y, en consecuencia, tendrá un impacto social positivo, contribuyendo al desarrollo de toda la comunidad en la que opera.

¿Cuáles son los tipos de cultura organizacional?

Ya debe quedar claro para el lector que la cultura organizacional de una empresa está determinada por los principios en los que se basa. Por ello, cada empresa desarrollará su cultura de acuerdo con sus valores particulares. En otras palabras: en la práctica, la cultura siempre variará de una empresa a otra. Sin embargo, existen algunos tipos de cultura organizacional más recurrentes que sirven como parámetro para las empresas que aún no se han desarrollado en esta dirección.

A continuación, enumeramos algunas de estas culturas y sus particularidades:

Cultura de jerarquía

La cultura de jerarquía es común en las empresas más antiguas, que siguen un modelo de negocio tradicional y cultivan un entorno de formalidad.

Un buen ejemplo de cultura jerárquica son las estructuras militares. En este tipo de empresas hay poco espacio para nuevas ideas, innovación o acciones arriesgadas. El liderazgo en entornos con este tipo de cultura organizacional se limita a supervisar y monitorear las tareas de los subordinados. Debido a que es jerárquico, se basa en estructuras verticalizadas de poder y control, en las que el éxito profesional se basa en el estatus dentro de esa jerarquía.

Este tipo de entorno es cada vez menos común en las empresas modernas, ya que, además de ser limitante para los profesionales, acaba fomentando una competitividad poco saludable entre los empleados.

Cultura de mercado

Las empresas que adoptan una cultura de mercado, como su nombre indica, se orientan en función de las demandas del mercado. En otras palabras, El objetivo de una empresa que cultiva una cultura de mercado es convertirse en líder de mercado en el segmento en el que opera.

En general, los objetivos a alcanzar son bastante concretos y los empleados se guían por metas para el desempeño de sus funciones. Estas empresas confían en comparar sus resultados con el desempeño de la competencia para medir su éxito.

Cultura del talento

Las empresas que adoptan una cultura del talento se basan en el desarrollo de su capital humano. En otras palabras, el foco está en el desarrollo personal y profesional de sus empleados. Este tipo de cultura entiende a los profesionales que laboran en la empresa como el activo más valioso del negocio. letras de cacniones famosos y recientes Letras de canciones

Este es un perfil recurrente en las empresas jóvenes, que creen que un negocio sólido es el reflejo de las personas que lo construyen. Por lo tanto, invierten en sus talentos promoviendo la educación y la formación. Además, fomentan la experimentación, creando un ambiente seguro para que sus empleados acepten tomar riesgos y brindando apoyo para el crecimiento de cada uno.

Cultura colaborativa

La base de este tipo de cultura organizacional es el sentido de colaboración. En las empresas que adoptan este modelo, los sectores se ven como equipos, en los que todos los miembros se apoyan y contribuyen al trabajo de los demás. Las acciones se basan en decisiones tomadas de forma horizontal, teniendo en cuenta a todos los que trabajan en los proyectos. Los principios que rigen este tipo de cultura organizacional son el trabajo conjunto, la comunicación, el compromiso y el consenso.

Cultura de innovación

Este tipo de cultura organizacional es común para empresas que adoptan un modelo de negocio más moderno y que apuntan a un crecimiento rápido, como startups y empresas del sector de la tecnología y la comunicación. La cultura de la innovación se basa en valores como la creatividad, la agilidad y la productividad. En él, los líderes son vistos como emprendedores e influencers, desafiando y motivando a los empleados a lograr resultados concretos para el negocio.

¿Cómo implementarlo?

El desarrollo del código de cultura de la empresa y su implementación a través de acciones concretas pueden ser bastante desafiantes para el equipo de Recursos Humanos, pero los resultados son igualmente sorprendentes. Esto es lo que debe hacer RR.HH .:

Definir los valores

El primer paso para implementar una cultura organizacional es, como dijimos anteriormente, definiendo los principios y valores que rigen la empresa y orientan sus objetivos. Para ello, es necesario hacer una valoración general considerando dónde está el negocio y hacia dónde quiere ir.

Además, es necesario tener en cuenta el perfil del equipo y, por supuesto, los fundadores de la empresa. El equipo de RR.HH. se encarga de analizar la información recopilada y formalizarla en un documento, con el fin de hacerla accesible a todos los empleados. Además, es necesario crear campañas para difundir los principios de la cultura organizacional, dejando en claro no solo los principios, sino también su importancia para todo el equipo y para lograr los resultados deseados.

Transformarlos en acciones Con el documento que formaliza la cultura organizacional en la mano, el siguiente paso es transformar estos valores en acciones concretas en el día a día de la empresa. En ese momento, el equipo de Recursos Humanos tendrá la misión de traducir los valores en comportamientos y actitudes acordes o no con la cultura de la organización.

Además, RRHH también debe estructurar las acciones que llevará a cabo la empresa, como política de contratación, plan de carrera, estrategias de cualificación y formación, etc. Construir un equipo coherente El éxito de implementar una cultura organizacional depende directamente del perfil del equipo que trabaja en la empresa.

Por tanto, los principios de los empleados deben ser coherentes con lo establecido por el código de cultura. Con una política de contratación bien definida, el sector de Recursos Humanos tiene más posibilidades de realizar contrataciones exitosas, construyendo un equipo armonioso y comprometido con los objetivos comerciales.

Monitorear impactos

Luego de la implementación del código de cultura organizacional y el plan de acción, es importante monitorear los efectos que esto traerá a la empresa. La implementación de acciones guiadas por principios y valores repercutirá tanto en el día a día de la empresa como en los resultados globales. Por tanto, RRHH debe desarrollar diferentes formas de medirlo. La encuesta de clima organizacional es una de las herramientas más eficientes para determinar cómo los empleados perciben el código cultural. También es una forma de verificar que los principios se estén realmente poniendo en práctica.

En cuanto a la medición de los impactos en los resultados comerciales, será responsabilidad de los gerentes de cada equipo establecer metas que estén alineadas con los objetivos globales de la organización.

Bono: El éxito de Magazine Luiza Magazine Luiza nació en la ciudad de Franca, en el interior de São Paulo, como parte del comercio local. Hoy, la cadena es uno de los nombres más importantes del comercio minorista en Brasil, con tiendas físicas repartidas por todo el país y que también opera en el segmento de comercio electrónico.

Los números no mienten: en 10 años, Magazine Luiza logró un crecimiento del 415% y logró proyección internacional, convirtiéndose en objeto de estudios en la Universidad de Harvard. El secreto de todo este éxito está en la cultura organizacional.

Desde el inicio del negocio, la gestión de la empresa se ha basado en principios y valores sólidos. Cuando asumió la dirección de la empresa, la exdirectora general Luiza Helena intentó implementar una cultura basada en la ética, la empatía, el diálogo y las relaciones horizontales. Estos valores se han convertido en la esencia de la empresa y su fórmula de crecimiento sostenible.

La promoción del aprendizaje es también un diferencial de la empresa, que incentiva a sus empleados no solo a buscar y compartir conocimientos en el día a día, sino que también incentiva la formación académica de los empleados. Para mantener a los empleados comprometidos y comprometidos con la cultura de la empresa, la dirección lleva a cabo acciones preventivas y fomenta la cultura y el clima organizacional.

Además, la empresa también ofrece beneficios e incentivos concretos, como el mencionado anteriormente, que mejoran la vida de sus empleados y fomentan acciones que promuevan impactos sociales. La cultura organizacional es fundamental para todas las empresas Definir los valores que guiarán la cultura organizacional de la empresa es fundamental para que la empresa alcance sus ideales y cultive los frutos de sus logros a largo plazo.

Cabe recordar que, al elegir un tipo de cultura organizacional, la empresa no necesita abdicar de los valores ajenos. Los modelos de cultura organizacional sirven para dar un rumbo inicial, pero cada empresa desarrollará su propia personalidad de acuerdo a sus principios y objetivos.

La entrada Cultura organizacional: valores vivos en la empresa se publicó primero en ¿Que es Recursos Humanos?.

Cultura organizacional: valores vivos en la empresa

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://queesrecursoshumanos.com/cultura-organizacional-valores-vivos-en-la-empresa/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente