Dale tiempo a tu mente

 

 

 

La siguiente es una publicación invitada de Anabelle Fournier . Anabelle es redactora web y bloguera en Writing in my Head, donde explora principalmente la vida del escritor, a veces reseña libros y tal vez experimenta demasiado con los temas. Todavía está encontrando el equilibrio perfecto entre el trabajo y la vida personal, pero ha perfeccionado el arte de utilizar a su gato como motivo para tomarse un descanso.


En nuestros tiempos decididamente ocupados, es fácil dejar que nuestra mente quede atrapada en la charla constante sobre el trabajo, la familia, las redes sociales y cualquier otra cosa que demande nuestro tiempo. Con nuestras manos casi fusionadas con nuestros teléfonos inteligentes, nunca estamos lejos de los dispositivos que pitan, alertan y aparecen. Ahora no son sólo las personas –cónyuges, hijos, amigos, jefes y colegas– quienes exigen nuestra atención; nuestras cosas también lo exigen de nosotros. Pero la energía y la atención humanas no han aumentado con la cantidad de atención que la vida moderna les exige. El día todavía tiene sólo 24 horas, todavía tenemos que comer y todavía tenemos que dormir.

 

Existe un viejo concepto en agricultura que se ha utilizado durante miles de años para mejorar la productividad del suelo antes de la era de los fertilizantes artificiales: el barbecho. La colocación significa dejar un terreno intacto durante al menos una temporada (a menudo más) para permitir que se regenere. Cuando la tierra ha sido despojada de todos sus nutrientes, no tiene sentido intentar cultivar nada en ella.

Es fácil ver cómo funcionan nuestros cuerpos en esta analogía: permanecemos quietos durante aproximadamente un tercio de cada día para reponer nuestra energía. Pero, ¿hay alguna manera de pensar en nuestras mentes como recursos limitados que requieren apagarse y también reponerse, más allá del sueño?

Esta analogía me vino a la mente después de leer MaddAdam de Margaret Atwood. Después de un otoño difícil, lleno de trabajo, estrés y agotamiento, acabé pasando las vacaciones de Navidad prácticamente de una sola manera: en el sofá con mi gato y Netflix. En ese momento parecía un capricho perezoso. Apenas me molesté en cocinar y sólo salí del sofá para irme a la cama. No escribí nada, no pensé en nada más que saciar mi sed y mi hambre y ni siquiera hice mucho físicamente. Podrías haberme llamado vago y probablemente habría estado de acuerdo contigo.

Pero no fue hasta que llegó enero que me di cuenta de que no era pereza en absoluto. Soy una persona generalmente ambiciosa a la que le gusta hacer cosas cuando tengo tiempo libre. Puede que no siempre aproveche al máximo ese tiempo, pero hago lo mejor que puedo. Pero esta vez fue diferente. Mi mente necesitaba un descanso prolongado, el tipo de descanso que sólo se puede lograr con la televisión sin sentido y tal vez con un poco de ayuda del vino.

Cuando llegó enero, mi mente se sintió fresca y lista para asumir nuevos desafíos. Estaba lleno de ideas y proyectos. Dejo que mi mente descanse; Lo dejo reposar sin tocarlo para que las nuevas semillas se vuelvan más fuertes en el nuevo año. Estufa de pellets

Pero no es necesario esperar hasta que su mente esté completamente privada de nutrientes para disfrutar de los beneficios del descanso. La meditación es una forma de dejar que tu mente descanse tranquilamente durante un rato cada día. El ejercicio también puede distraer nuestra mente el tiempo suficiente para obtener grandes beneficios.

Mike nos recuerda a menudo la importancia de tomar descansos, de decir no, de sacar tiempo fuera del trabajo. La tierra no puede ser algo que esté en constante crecimiento, y nuestras mentes tampoco.

La próxima vez que tu deseo de ir a trabajar disminuya, tus objetivos no parecerán tan brillantes e interesantes como parecían hace un mes, tu mente simplemente te gritará “¡quédate en la cama!”. cuando suena la alarma… tal vez sea hora de planificar un tiempo de inactividad.

¿Alguna vez has sentido la necesidad de permanecer en barbecho? ¿Cómo supo que estaba listo para volver a trabajar? Me encantaría escuchar tus historias.

Crédito de la foto: alvarjuan vía SXC.HU

En ocasiones te puede interesar:

  1. Pausa y efecto ( 1 )
  2. Mejorando en 2013: ThisLife ( 1 )
  3. Excepto… ( 1 )
  4. Revisión: el iSlider ( 1 )





SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN 

No te pierdas de nuestro contenido ni de ninguna de nuestras guías para que puedas avanzar en los juegos que más te gustan.










Al suscribirte, aceptas nuestra política de privacidad y nuestros términos de servicio.






Tal vez te puede interesar:

  1. Una lista de tareas pendientes no es suficiente
  2. Los pros y los contras de utilizar un administrador de tareas colaborativo
  3. Cómo un editor hace que la escritura en línea sea más productiva
  4. solo iOS

Dale tiempo a tu mente

Dale tiempo a tu mente

La siguiente es una publicación invitada de Anabelle Fournier . Anabelle es redactora web y bloguera en Writing in my Head, donde explora principalmente la vi

rrhh

es

https://repensadores.es/static/images/rrhh-dale-tiempo-a-tu-mente-1445-0.jpg

2024-05-20

 

Dale tiempo a tu mente
Dale tiempo a tu mente

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail bitelchux@yahoo.es y retiraremos este contenido inmediatamente