La psicología de la procrastinación y cómo evitarla

 

 

 

Paul es un bloguero sobre productividad al que le encanta ayudar a las personas a mejorar su productividad para que puedan sacar más provecho de la vida. Obtenga más información sobre cómo trabaja Paul consultando su plan de productividad gratuito de 7 días.

¿Alguna vez has sufrido de procrastinación? Sabes lo que debes hacer, pero comenzar eso es difícil, ¿verdad?

La procrastinación es uno de los problemas más comunes que encuentro cuando hablo con la gente sobre productividad. Iniciar una tarea suele ser la parte más difícil e incluso con un objetivo claro en mente, dar el primer paso puede resultar complicado.

En preparación para esta publicación, dediqué tiempo a leer diferentes tipos de teorías motivacionales para deconstruir por qué procrastinamos. Al hacerlo, espero argumentar que todo lo que realmente necesitas para dejar de procrastinar y comenzar a ejecutar es un sistema para hacer el trabajo.

 

Esta publicación se vuelve un poco geek, así que toma un café y ¡manos a la obra!

“LA FÓRMULA DE EJECUCIÓN”

Esta pequeña teoría que se me ocurrió se llama “La fórmula de ejecución”. Me parece correcto llamarlo así porque “ejecutar” es exactamente lo opuesto a “procrastinar”. La mejor manera en que puedo ilustrar esta teoría mía es así:

Motivación + Sistema ➞ Disciplina ➞ Ejecución

Déjame guiarte por los pasos:

Primero, para tomar medidas efectivas y dejar de procrastinar, necesitamos estar motivados (más sobre esto más adelante). Esto significa que debemos ser empujados o empujados a hacer algo, es decir, debemos hacer algo porque lo necesitamos (como pagar las cuentas) o hacer algo porque realmente lo queremos (como ir al cine). Pero la motivación por sí sola no es suficiente. Por eso hay personas que se sienten motivadas para hacer algo pero les cuesta empezar; Carecen de un sistema.

Si la motivación es el POR QUÉ harás algo, entonces el sistema es CÓMO harás eso. El sistema ayuda a crear una sensación de disciplina. También es muy importante ayudarte a estructurar tu trabajo para que sepas cuándo, dónde y cómo llevarás a cabo determinadas tareas.

Cuando tienes la motivación para hacer algo y un sistema para ejecutarlo, llegamos a la “disciplina”. Este es básicamente el resultado de las dos entradas anteriores. La disciplina es especialmente importante para aumentar la motivación cuando tienes que hacer algo que no necesariamente quieres hacer. Como realmente no queremos hacer esto, se requiere más disciplina que si estuviéramos motivados para hacer algo que realmente queremos hacer (motivación de empuje).

Finalmente llegamos a la “ejecución”. Si se ha motivado de manera efectiva y tiene un sistema para realizar el trabajo, su disciplina mejorada lo ayudará a ejecutar y comenzar a trabajar en la tarea en cuestión.

Bien, este es un vistazo básico a la “Fórmula de ejecución”. Profundicemos un poco más en algunos de estos componentes para comprender por qué procrastinamos y aprender qué debemos hacer para ejecutar de manera efectiva.

TEORÍA DE LA MOTIVACIÓN TEMPORAL

La teoría de la motivación temporal se puede definir como:

“Introducida en un artículo de Academy of Management Review de 2006, (la teoría de la motivación temporal) sintetiza en una única formulación los aspectos principales de muchas otras teorías motivacionales importantes, incluida la teoría de los incentivos, la teoría de los impulsos, la teoría de las necesidades, la autoeficacia y el establecimiento de metas. “

 

Y cómo se ve una ecuación así:

En otras palabras, la teoría de la motivación temporal combina lo mejor de otras teorías motivacionales en una teoría principal.

Analicemos esta fórmula y definamos cada componente:

  • Motivación : es tu deseo de lograr un resultado.
  • Expectativa : también conocida como autoeficacia, la expectativa es la probabilidad percibida de éxito. Es tu creencia en ti mismo de que puedes hacer algo.
  • Valor : Esta es la recompensa asociada con completar la tarea. Por ejemplo, cuando pagas tus facturas, te recompensan con electricidad, calefacción e Internet.
  • Impulsividad : esta es la sensibilidad de una persona al retraso y está estrechamente relacionada con la procrastinación.
  • Retraso : es el tiempo disponible para hacer algo. Generalmente, cuando tienes más tiempo para hacer algo, tu motivación para empezar disminuye.

Como ejemplo básico, digamos que necesitas ir de compras porque son las 4 de la tarde y no tienes comida para cenar. Es probable que su nivel de expectativas sea bastante alto (es decir, que crea que puede tener éxito) en su viaje de compras. El valor que se obtiene al viajar es que tendrás comida para cenar más tarde. La impulsividad es baja porque procrastinar significaría no tener nada que comer más tarde. Asimismo el retraso es bastante reducido porque necesitas cenar en unas horas y no tienes mucho tiempo. Entonces, tu motivación para comprar es alta, te subes al auto y te pones en marcha.

Ahora veamos un ejemplo que conduce a la procrastinación:

Imagina que tienes que escribir un ensayo y tienes cuatro semanas para hacerlo. Tienes bastante confianza en tus habilidades, pero al mismo tiempo no esperas obtener una A+. No obtendrás mucho valor de este ensayo. Seguro que podrías obtener una buena calificación si realmente lo intentaras, pero no es que este ensayo te genere dinero. Por estas razones te vuelves más impulsivo. Seamos realistas: hay cosas más interesantes que hacer con tu tiempo, ¿verdad? Y, por supuesto, tienes cuatro semanas para terminar el ensayo, por lo que no es urgente empezar de inmediato, así que olvídalo por ahora. Boom – ¡procrastinación!

Ahí lo tienes: los componentes básicos de la motivación. Ahora veamos cómo tener un sistema ayuda a abordar cada uno de estos componentes de la motivación para evitar la procrastinación.

La solución es un sistema.

Cuando digo “sistema” me refiero realmente a una forma de organizar el trabajo. Por ejemplo, mi sistema incluye herramientas como Asana, Evernote y Sunrise Calendar que me permiten mantenerme organizado, planificar mi tiempo y ejecutar de manera efectiva. Pero un sistema no se trata sólo de las herramientas que utiliza. Se trata de adoptar los hábitos adecuados que te permitan trabajar de forma más eficaz. Por ejemplo, tomarse el tiempo para planificar sus actividades para mañana, llevar un diario y realizar revisiones mensuales. Un sistema es un método integral que explica CÓMO hace su trabajo. Juegos gratis

 

Veamos cómo tener el sistema correcto puede funcionar junto con la teoría motivacional:

Expectativa : un sistema ayuda a crear la creencia de que se puede hacer algo. Por ejemplo, es posible que a menudo sienta que no tiene tiempo para hacer cosas. Bueno, ¡piénsalo de nuevo! Calcule cuánto tiempo podría tardar una tarea y luego programe los períodos de tiempo necesarios para completarla en su calendario. Cuando pones todo en tu calendario de esta manera, puedes ver literalmente cuánto tiempo llevará la tarea. En tu mente, puedes verte completándolo a tiempo. Seguir este proceso de planificación ayuda a mejorar la confianza en sí mismo de que, de hecho, puede hacer las cosas.

La otra cosa a tener en cuenta aquí es que cuando mantienes todas tus ideas y recordatorios mentales encerrados en tu cabeza, puede resultar un poco abrumador. Al pasar por el proceso de sacar todo de tu cabeza y colocarlo en un sistema utilizando herramientas como Todoist o Asana, no tienes que preocuparte por recordar hacer las cosas y, naturalmente, empiezas a creer más en ti mismo.

Valor : cualquier buen sistema suele comenzar con la planificación. Si sigue el proceso de planificación correcto y define sus objetivos más importantes, puede aumentar el valor percibido que se puede lograr al hacer algo. En pocas palabras, eso es establecer objetivos, ¿verdad? Se trata de definir claramente el resultado deseado. Al tener claras tus metas tendrás más motivos para hacer el trabajo necesario para alcanzarlas y será menos probable que postergues las cosas.

Impulsividad : cuando sigues el proceso de planificación y programación anterior, te comprometes silenciosamente contigo mismo a hacer algo. Estás diciendo: “Obtendré ABC antes de la fecha XYZ y cuando lo haga obtendré este resultado”. Cuando crea una estructura en torno a sus objetivos y trabaja de esta manera, es menos probable que sea impulsivo y se responsabilice de estos resultados.

Retraso : esto es un poco más difícil de mitigar porque la mayoría de las veces está fuera de nuestro control. Cuando no tiene mucho tiempo para hacer algo, su sistema puede ayudarlo a planificar, priorizar y ejecutar los pasos más esenciales necesarios para lograr su resultado. Cuando tienes mucho tiempo para completar una tarea, tienes un poco más de flexibilidad. Pero sólo porque tengas más tiempo no significa que debas usarlo todo. Su sistema puede ayudarle a terminar el trabajo antes y garantizar que no dedique demasiado tiempo a una sola tarea.

Tener el sistema adecuado estructura tu trabajo y esto nos permite mitigar las causas de la procrastinación.

UNAS PALABRA SOBRE DISCIPLINA

Como mencioné anteriormente, la disciplina es tu voluntad de hacer lo que sea necesario cuando no hay motivación. Entonces, cuando experimentas motivación de atracción (es decir, estás haciendo algo porque tienes que hacerlo, no porque quieras), entonces necesitas ser más disciplinado. Sin embargo, si estás trabajando en algo que te apasiona, la disciplina es menos importante.

Esto no quiere decir que no tengas que ser disciplinado cuando trabajas en las cosas que quieres hacer. Aún necesitas disciplina para priorizar y elegir las cosas correctas en las que trabajar primero.

Lo bueno de tener un sistema es que ayuda a crear más disciplina en tu trabajo, quieras hacerlo o no. Entonces, si no desea hacer algo pero tiene un sistema que aún puede ejecutar de manera efectiva. Y si eres disciplinado y haces algo que te importa, estarás muy motivado y será mucho más probable que ejecutes y evites posponer las cosas.

¡TU TURNO!

Ahora que has aprendido más sobre la psicología de la procrastinación y los componentes detrás de la motivación, ¿por qué no te tomas un tiempo para perfeccionar tu sistema? Si desea obtener más información sobre cómo trabajo, vaya a mi sitio web y consulte mi curso gratuito por correo electrónico: El Plan de productividad de 7 días.






SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN 

No te pierdas de nuestro contenido ni de ninguna de nuestras guías para que puedas avanzar en los juegos que más te gustan.










Al suscribirte, aceptas nuestra política de privacidad y nuestros términos de servicio.






Tal vez te puede interesar:

  1. Elige sabiamente tus convenciones
  2. Cómo prepararse para las fiestas puede llevar a una vida proactiva
  3. Revisión – Mail Pilot 2 para iOS
  4. Tres formas de romper con el hábito del correo electrónico y mejorar la concentración mental

La psicología de la procrastinación y cómo evitarla

La psicología de la procrastinación y cómo evitarla

Paul es un bloguero sobre productividad al que le encanta ayudar a las personas a mejorar su productividad para que puedan sacar más provecho de la vida. Obte

rrhh

es

https://repensadores.es/static/images/rrhh-la-psicologia-de-la-procrastinacion-y-como-evitarla-1529-0.jpg

2024-05-21

 

La psicología de la procrastinación y cómo evitarla
La psicología de la procrastinación y cómo evitarla

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail bitelchux@yahoo.es y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences